Triad – Gog y las Hienas Telepáticas

Triad – Gog y las Hienas Telepáticas (Gog Artifacts, 2017)

“En Triad se desparraman de lo lindo con un abrasivo conjunto de canciones”

Ha llovido un poco, no demasiado por desgracia, desde que Gog y las Hienas Telepáticas publicaran su tercer trabajo Triad, y a pesar de haberse dispersado la inmediatez del lanzamiento, la verdad es que pasados unos meses suena con total vigencia.

Eso sí, tengo que decir que enfrentarme a reseñar este último trabajo de los pontevedreses es una osadía por mi parte, teniendo en cuenta que no soy muy ducho en estos lares. La primera escucha de Triad me trae a la cabeza decenas de referencias musicales, algunas de ellas hasta desconocidas para mí, por lo que no me adentraré en el insondable mundo de las etiquetas y las referencias musicales, en primer y único lugar porque no tengo ni puñetera idea.

Ahora bien, eso no me impide analizar con cierta distancia este álbum, que se escucha de un tirón, cosa que se agradece y que entraña un privilegio al que pocos pueden acceder: cada uno de los temas suenan a gloria. En esencia se trata de un ejercicio de post-punk con referencias hardcore, aunque con una amplitud de miras que permite introducir un saxo, el de Eddy Ponce, para que suene rotundo en temas como “Needles” y “Prowler”, donde a pesar de que podría acuartelarse y tomar el control, suena comedido y justo en su virtuosismo. Este power trio ha demostrado su solvencia en anteriores trabajos, pero en este Triad se desparraman de lo lindo con un abrasivo conjunto de canciones.

Para el iniciado no tengo más que añadir, pero para el neófito si que le espetaría que si quieren dejarse llevar por el terrorismo sonoro de Motörhead escuchen “Crackpipe”, que si quieren diluirse en la oscura elengia del dark punk escuchen “Scream” y que si quieren aprovechar su tiempo que escuchen el disco al completo, una y otra vez, porque no os decepcionará.