The Dry Mouths: “Ha sido un experimento que ha salido bien”

The Dry Mouths se han ganado el respeto y el reconocimiento a base de tesón y calidad; un trabajo infatigable que culmina con la publicación de When The Water Smells of Sweet (Aneurisma Records, RadiX Records, Cosmic Tentacles, Surnia Records, Spinda Records, Zona Rock Productions & Tim Tam Records, 2018), en formato EP, en el que han desplegado toda su sabiduría roquera. Ponemos un pie en el desierto almeriense para entrevistar a esta banda que, aparte de ser buenos en lo suyo, son la alegría de la huerta. No podría ser de otra forma, está claro.

– He flipado con vuestro nuevo EP, ¿cómo van esas emociones previas al lanzamiento?

Andy Reyes: Muchas gracias. Todo es muy positivo. Los 3 estamos muy contentos con el resultado, yo diría que plenamente satisfechos, y eso no era normal hasta hoy.

Josh Morales: Ya llevamos unos cuantos discos…supongo que las emociones se van transformando en incertidumbres acerca de si va a gustar o si va a funcionar bien. La verdad es que estamos muy orgullosos de este trabajo, y de momento estamos recibiendo críticas bastante positivas. Creo que nos emocionamos más si pensamos en las presentaciones en directo.

– ¿Por qué habéis optado por el formato EP?

JJ: En realidad, el llamarlo EP, Mini LP o disquillo es meramente un asunto conceptual por el número de canciones y la duración. Todo empezó experimentando con la grabación en nuestro estudio cuando lo tuvimos montado. Fuimos poco a poco componiendo temas y grabándolos. Cuando tuvimos claro el concepto del disco y consideramos que el vaso estaba lleno (grabación+mezcla+mastering+diseños+edición) fue lo mejor que podemos dar como grupo.

AD: Porque inicialmente esto iba a ser un ejercicio de exploración, de ponernos a prueba y ver qué éramos capaces de hacer nosotros solos, y posteriormente publicarlo vía internet. 2 o 3 temas nuevos solo en digital, como los raperos americanos. Finalmente, lo hicimos más largo, con más temas. El resultado fue tan bueno que nos animamos a dar un paso más y editarlo en vinilo y cd. Ha sido un experimento que ha salido bien.

 

– Son seis canciones donde escucho a los The Dry Mouths más eclécticos de toda su carrera. ¿Estoy equivocado en mi quiniela?

AD: Probablemente no, pero el efecto se magnifica porque se trata de un trabajo de duración corta-media y no de un LP. La música pasa de un color a otro con cada cambio de pista y hace que parezca que hay mucha mezcla de “estilos”. En un  larga duración queda más diluido, pero creo que siempre ha estado esa diversidad en lo que hemos hecho.

JJ: ¡Puede que no te equivoques! Quisimos elaborar las canciones a partir de riffs, ritmos sin demasiado artificio y sobre todo fluidez compositiva. Creo que esa intención queda patente en los temas. En otros momentos quizás nos hayamos centrado más en sofisticaciones compositivas para dar un sentido concreto a los discos, pero esta vez lo hemos hecho todo más tranquilo, en cierto modo más simple pero tratando de extremar la elegancia y cuidando la naturalidad de nuestro sonido.

– Por un lado tenemos “Low Clouds” y “The Whip” con un aire noventero soplando por los cuatro costados del disco. Puedo ver el influjo de Weezer, Smashing Pumpinks, Alice In Chains, entre otros en estas dos canciones, ¿hasta cuánto ha calado ese influjo en estos temas?

JJ: ¡También nuestras películas, series y equipos de fútbol favoritos siguen siendo los de la adolescencia! ¡Muahahaha! Está claro que no podemos quitarnos las influencias, pero tratamos de crear a partir de los recursos que tenemos. Somos nosotros sin más los que le damos al Rec y empezamos a hacer sonar los instrumentos. Lo que más me mola es que nos citen entre las influencias a grupos que ni siquiera conozco.

AD: Wow. Son bandas que nos encantan, pero normalmente las referencias/influencias suelen aparecer inesperada y accidentalmente. Si intentáramos hacer un tema pensando en una banda para componerlo, saldría una auténtica basura.

 

– Por otro lado tenemos otra de vuestras facetas, la instrumental, en “When The Water Smells of Sweet” y “Doomental VI: Law For Law Par”. ¿Podemos decir que lo instrumental ya forma parte de vuestro ser como banda?

AD: Siempre lo ha hecho. Nos fascina la idea de poder trasmitir algo sin tener que decir nada. Creo que podría compararse a la pintura figurativa (temas cantados) y a la pintura abstracta (instrumentales) en cierto modo.

JJ: Un trapo sucio: desde hace un par de discos, yo quería hacer uno completamente instrumental. La democracia no funciona, no se respeta a las minorías. Salvo en nuestro primer EP, en los demás siempre hemos incluido alguna composición instrumental. Antes nombrabas a Smashing Pumpkins o a Weezer, pero también nos gustan muchísimo grupos eminentemente instrumentales como Yawning Man, Mogwai, Explosions In The Sky. Además (salvo contadas excepsiones), solemos componer en primer lugar las bases instrumentales de los temas, y a partir de ahí, la tormenta de ideas vocales o karaoke enriquecedor.

– Esa primera parte instrumental que lleva el mismo título que el EP me ha sonado como un trasunto actualizado de cualquier pasaje de Ennio Morricone. Verdaderamente suena a western.

JJ: Faltan unas armónicas eléctricas y una bola de matojos posmodernos cruzando la avenida principal de Neo Tokio. Un par de gatos con sombrerillo vaquero a bordo de pequeñas naves espaciales podrían completar ese bello paraje sonoro. Pistolas no, somos Pro Desarme Mundial.

AD: No eres el primero pero sí el más guapo que nos lo dice (risas) Si no recuerdo mal, nunca se habló de nada parecido a Morricone mientras lo componíamos o lo ensayábamos. Pero intentando escucharlo “desde fuera” es cierto el regusto del western, lo cual me parece alucinante.

 

– ¿Veremos a The Dry Mouths poniendo banda sonora a películas del género o a series del tipo Westworld?

AD: A mí me gustaría más ponérsela a Rick y Morty. O a un documental sobre animales.

JJ: Lo veo complicado, la verdad… no obstante, haznos una oferta con varios cheques y varios ceros en cada cheque y le pondremos banda sonora hasta a la semana santa (risas).

– ¿De qué nos hablan las letras de este When The Water Smells of Sweat?

AD: Desesperación y alegría.

JJ: De aquello que es importante para nosotros en la corta vida que nos ha tocado, de lo que todos sentimos y aprendemos. De lo malo, lo bueno y lo regular. Desde que componemos canciones, la intención básica de las letras es que cada cual que las oiga o lea pueda darle un sentido único, como los libros ochenteros infantiles de “Elige tu propia aventura”, pero en “Elige tu propia interpretación”. En algún momento, haremos una encuesta a la gente que oye nuestra música con la pregunta: ¿De qué OS hablan las letras de The Dry Mouths?

 

– Ivan Carreño vuelve a colaborar con vosotros en el artwork, con un trabajo espectacular. ¿Contadnos un poco el proceso creativo y la relación con el artista a la hora de confeccionar el EP, que por cierto saldrá en distintos formatos físicos y digital?

JJ: Cuando vamos terminando la parte de composición musical empezamos a darle vueltas al coco sobre ideas o temáticas respecto a los diseños (suelen ser cosas básicas). Cuando tenemos la música lista y algunas ideas, se lo pasamos a Iván y a los pocos días empieza a llegar la magia: parrafos super emocionantes sobre su interpretación de cada tema, ideas genuinas que siempre nos sorprenden y nos encantan. Luego vienen los esbozos de los diseños y, con ellos, la caída de babas absoluta. Iván Carreño es un peazo artista, y nos encanta la forma en que casa su arte con nuestro concepto musical.

AD: Iván es un genio. Conoce el arte, conoce la técnica, le gusta lo que hacemos. Es impresionante la capacidad que tiene para darnos justo donde nos gusta y además, sorprendernos. El tío te explica todo el diseño, lo contextualiza tanto en el tiempo como en el estilo, te enseña cosas. Un lujo contar con él. Le dimos unas cuantas premisas, entre las que estaba la de que queríamos que hubiese una mujer, algo femenino en la cubierta.

– ¿Una banda andaluza de rock lo sigue teniendo jodido para que se le tenga en cuenta en el resto de la península?

AD: Lo voy a dejar así: “Una banda de rock lo sigue teniendo jodido para que se le tenga en cuenta”. No creo que por ser andaluces sea más o menos difícil. Simplemente los sitios quedan más lejos que si vives en Madrid y cuesta más dinero llegar.

JJ: Cuestión complicada y de extensa respuesta. Si eres un fiera con las redes sociales, tienes suerte y muchos contactos, una banda puede darse a conocer en cualquier sitio. No es nuestro caso. Además, el hecho de darte a conocer por los medios actuales es una cosa y el hecho de ir a un bolo en cualquier parte del país y que vaya gente a verte es otra. A modo de autocompasión, os planteo lo siguiente: Almería, sureste del país (justo en la esquina de abajo a la derecha), concierto en Madrid, mínimo 6 horas de viaje, carburante, comamos, durmamos. Lo tenemos muy jodido.

 

– A estas alturas, ¿qué metas os marcáis como banda?


AD: Poder seguir haciendo esto uno día más.

JJ: Como siempre, seguir dándonos a conocer, tocar en conciertos chulos con mucha gente chula, seguir aprendiendo de nosotros mismos y de la música, componer-grabar-componer-componer-grabar y continuar conociendo a personas tan especiales y mágicas como vosotros.