Queens Of The Stone Age – Villains (Matador Records Limited, 2017)

“Cuando el potencial de las canciones que reune Villains es de tal calibre como el que nos ha mostrado, lo que pueda haber hecho un productor como Mark Ronson tiene poca importancia”

El recién estrenado álbum de Queens Of The Stone Age (QOTSA) había levantado algunas suspicacias acerca de su sonido, que pretendía estar alejado de las coordenadas propias de la banda, incluyendo algunos titulares como que “las guitarras están extintas” en referencia a Villains. Sin embargo, todo ha quedado en agua de borrajas: aquí hay guitarreo para dar y regalar.

Cuando el potencial de las canciones que reune Villains es de tal calibre como el que nos ha mostrado, lo que pueda haber hecho un productor tritemente denostado por la caverna por ser un productor mainstream como es Mark Ronson tiene poca importancia. Sí, este disco suena más vivo, más dinámico que Like…Clockwork (tampoco era una tarea difícil). El gamberrismo y la pose chulesca se exacerba, en especial la imágen de un Josh Homme, imponente, carismática como nunca, omnipresente. Un genio de la música que ha surgido sin grandes estruendos ni fanfarrias, sino de una forma natural, instintiva, asumible e inesperada, pues a muchos seguramente les haya sorprendido que Queens Of The Stone Age sea la mejor y más influyente banda de rock de este siglo.

Villains es un monumento al sonido de guitarra. Como apuntaba al principio, en comparación con Like…Clockwork, esta nueva entrega despliega una panoplia de riffs que dejan boquieabierto. ¿Cómo algo tan sencillo y elegante en la práctica puede generar esa sensación de plenitud y redondez que solo los grandes del hard rock tuvieron el don de crear? No necesita de explicaciones, solo ponerse a escuchar “Feet Don’t Fail Me”, “The Way You Used To Do” o “The Evil Has Landed” para entenderlo. Un amigo me comentó que QOTSA son lo más grande porque pocos grupos pueden facturar tres o cuatro temas mínimo por disco, que sean auténticos singles. Y estoy totalmente de acuerdo. Al final los conciertos de QOTSA van a ser una constante de temazos, que ríete tu de The Rolling Stones.

Una de las claves de Villains es que han sabido escarvar en la historia del rock, apropiándose con un gusto exquisito de elementos de otros géneros, que si lo pensamos bien siempre formaron parte de su ideario. Hay está el psychobilly presente en “Head Like a Haunted House”, así como el rock and roll y el pop beatleliano en “Un-Reborn Again”. La otra clave, es el fantástico trabajo en equipo (es la primera vez que la banda prescinde de colaboradores externos), con un Troy Van Leeuwen y un John Theodor en estado de gracia.

Villains se convierte en otro capítulo memorable en la historia interminable de esta iniguable banda de rock.