Pylar (2ª Parte): “Nuestro método de creación es el de la invocación y posesión”

 

En la entrevista que os hice para Karate Press hablabais mucho de la magia, de cómo hacer música es un tipo de magia de alteración temporal, por decirlo así, que nos permite eludir el tiempo lineal y regresar al tiempo circular. Uno de vuestros “mentores”, Alan Moore, habla mucho de la magia y se considera un mago, y es inevitable reconocer que algo de magia hay en la creación misma de cualquier cosa. En todo caso, creo que esos conceptos han trascendido al público general de manera un poco ñoña e inexacta, a menudo. Constantemente me encuentro con gente que literalmente cree que por pensar una cosa esa cosa existe y termina dándose de morros con la realidad. Entiendo que la magia es algo más compleja que creer que uno puede volar y tirarse en consecuencia por un barranco.

Lengua de Carpa: Es un riesgo que manejamos, el acabar siendo un producto pop. Aunque igual siempre lo fuimos. Intentamos no serlo, nunca hemos hecho concesiones de ningún tipo, ni sonoras ni de presentación ni de planteamiento. No intentamos simplificar nada para que sea entendible ni hacemos nada pensando en un hipotético público.

El núcleo del pensamiento mágico es establecer relaciones ajenas a la dialéctica racional causa-efecto, basadas antes en una lógica de procesos  mentales que en una sucesión de actos empíricos.

 

Cuando se es discípulo de gente tan potente, ¿Cómo se hace para ser al tiempo “profesor”, para transmitir algunas de esas ideas?

Bar-Gal: No nos sentimos “profesores” aunque sí que es verdad que hay ciertos elementos que nos gustaría dar a conocer en la medida de nuestras posibilidades, sobre todo en cuanto a las temáticas que tratamos. Siempre ha habido mucho oscurantismo alrededor de ciertas cuestiones que beneficiaban a grupos privilegiados y trataban al común de los mortales despectivamente. Por ejemplo, con el tema del lenguaje simbólico, que nos fascina, ¿por qué no mostrarlo ante todos con nuestros discos y que todos podamos hacer más profunda y rica en significado la experiencia que nos rodea? Alan Moore y muchos otros han hecho accesible el conocimiento de ciertas materias que requieren un alto grado de profundización para poder entenderlas y a nosotros nos gustaría hacer algo similar en ese sentido y aportar lo que podamos.

¿Ha sido este vuestro disco más libre? Sin duda lo parece.

Bar-Gal: Es difícil analizarlo de esa manera. En nuestro anterior disco, “Pyedra”, la improvisación y la forma estaban más equilibradas, aunque yo diría que tiene más peso esta última. En este nuevo disco hubo desde un principio un guion al que fuimos adaptando la música. Había un camino que recorrer por la cosmogonía neolítica y ciertos aspectos que queríamos mostrar. En ese sentido había menos libertad, pero a la hora de traducir a sonido esa historia la libertad ha sido muy amplia. Ha habido cabida para muy diferentes ideas y propuestas, algo que ha derivado en la gran variedad que muestra el disco. Pocos grupos pueden prescindir de varios de sus componentes en varios temas y que todo siga teniendo sentido.

¿Hay una relación entre todas vuestras teorías mágicas, míticas y temporales y el modo en el que registráis vuestros artefactos sonoros? ¿Cuál?

Lengua de Carpa: El método. Creo que es algo que hemos dicho en casi todas las entrevistas, incluida la que nos hiciste con anterioridad. Nuestro método de creación es el de la invocación y posesión.

Bar-Gal: Todo está estrechamente relacionado y expuesto con el mayor nivel de profundidad posible. La música es un arte que se desarrolla en el tiempo y que se fundamenta en dos elementos básicos e ineludibles: la repetición y la variación. Hemos reflexionado mucho sobre cómo manejar todo ello para que el ritual de posesión, la invocación, sean efectivos. El azar debe formar parte del proceso para que la razón y el análisis no nos impidan llegar a donde no se puede llegar si los usas. A lo anterior hay que añadir que siempre potenciamos el acto mágico dando importancia al tiempo y al espacio, a cuándo y dónde ocurren ciertas cosas. Alfonso X no comenzaba a escribir un libro hasta que su corte de magos le indicaba cuándo debía hacerlo y qué objetos de poder debían estar presentes. Esto puede parecer una tontería en nuestro mundo moderno pero no hay que subestimar el poder de la sugestión, de la mente, de donde procede todo lo que hemos creado. Todos nuestros discos han sido publicados en fechas sagradas. Veremos qué implicaciones tiene esto en el futuro y qué fuerzas acabamos desatando.

En algún momento, volviendo a lo de la creación de una comunidad para no carecer de identidad, creasteis el “Numinoso círculo Atlante”. ¿Qué hay de eso? ¿Funcionó? ¿Existe? ¿Sirven té y pastitas?

Bar-Gal: Aquí hay que tener muy en cuenta el proceso de ficcionalización que puede afectar a la realidad. Si conoces los brumosos orígenes de la hermandad de los Rosacruces y cómo Johannes Valentinus Andreä creó su mito dotándola de un fundador también mítico (Christian Rosenkreutz) y cómo todo esto que no existía en el plano real se materializó en nuestra realidad y cómo la afectó, puedes ver qué estamos persiguiendo con la creación del Numinoso Círculo Atlante. Si conoces el demencialmente brillante relato de Borges “Tlón, Uqbar, Orbis Tertius” y cómo el descubrimiento de un tomo de una enciclopedia desata una cadena de actos mágicos que pueden crear un mundo que puede sustituir a éste, verás dónde nos hemos inspirado.

El Numinoso Círculo Atlante existe. No podemos desvelar mucho de lo que acontece en él ni cuántos miembros forman parte de él pero digamos que permite profundizar en los diferentes planos de existencia que nos rodean y donde se transmiten ciertas enseñanzas y claves para levantar el velo. Los iniciados del NCA han realizado muy diversos actos de poder que les han permitido apropiarse de regiones de la existencia que antes le estaban vedadas. El ingreso es totalmente voluntario así que cualquiera puede saciar su curiosidad escribiéndonos y solicitando ingresar.

Como decimos siempre, PYLAR es múltiple y el NCA extiende y multiplica nuestros tentáculos dando la oportunidad a cualquiera que lo desee de participar en algo tan poderoso como lo que propone PYLAR. En nuestro 2º disco, hubo varios miembros del NCA que participaron en el disco. Esto volverá a repetirse en el futuro pasado.

Hablabais en la entrevista que cito antes de “dejar atrás el pensamiento racional”. Imaginemos a un señor/señora/híbrido que desea hacer tal cosa pero no tiene la más puta idea de cuál es el proceso a seguir. Pylar recomienda…

Lengua de Carpa: Bailar. Bailar sin parar, que el cuerpo tome el mando y la mente racional quede relegada. Bailar todos los días, bailar en círculos, escuchando Black Sabbath, Beyonce, el ruido de la lavadora, el canto del mirlo en tu jardín,… da igual. La vida es de los que bailan, bailar es la forma plena de ocupar el espacio y el tiempo. Aquellos que no bailan viven en la pobreza y en el agotamiento.

Bar-Gal: Todos lo hacemos continuamente accediendo al tiempo y espacio circulares pero no somos conscientes de ello y la experiencia queda en la superficie, no se profundiza. La mejor manera es concebir el arte y sus artefactos (pinturas, esculturas, músicas, edificios, libros…) como umbrales para acceder al otro plano. Todos los poderosos de la historia lo han hecho sin dudarlo. Carlos V a través de la pintura de Tiziano, Hitler a través de Wagner o Eschenbach, Felipe II a través de la arquitectura de Juan de Herrera, Alejandro Magno a través de las palabras cantadas en el interior del Oráculo de Amón, Alfonso X a través de la música de las cantigas, etc. O puedes hacerlo aún más fácil: ponerte nuestro disco y bailar en círculos, como dice Lengua De Carpa (aunque yo recomiendo también el baile triangular).

Decís allí también que “la sociedad matriarcal garantizaba la armonía entre opuestos, etc…”. Hay una cosa que se piensa poco sobre el presente y es que las ideas patriarcales llevan siglos viajando de generación en generación gracias a las mujeres. Vosotros os habéis definido como “Doom Matriarcal”. Lo matriarcal me gustaría que lo explicaseis… y que me comentáseis cuáles son las dificultades externas y contradicciones internas con las que se puede encontrar ese tipo de pensamiento hoy en día.

Lengua de Carpa: Bueno, eso de las etiquetas al final no dejan de ser elementos prescindibles que quizás cumplan una función de presentación inicial. No les doy importancia.

Lo del doom es una sub etiqueta más, en este caso un subgénero del heavy metal que sí es cierto que ha supuesto una gran dosis de inspiración. Al fin y al cabo en el doom hay desarrollos largos, lentos, muchas veces circulares. Echa un vistazo a nuestra discografía y verás.

El tema de que las propias mujeres sean un vector de propagación de las ideas patriarcales sí es algo que está muy presente dentro de diversas corrientes del feminismo actual, generando muchos debates. Sin duda en ello hay causas históricas derivadas de los feminicidios que los estados europeos comenzaron a partir del siglo XV. No creo que resulte difícil rastrear estos debates.

Y por supuesto en el seno de Pylar hay varias contradicciones evidentes respecto a este tema. Una de estas contradicciones que nos podemos plantear es el del apropiacionismo. Hasta que punto podemos hablar de lo matriarcal y a la vez evitar apropiarnos desde nuestras masculinidades de un tema que igual no nos pertenece. Tenemos que tener mucho cuidado con esto porque sin darnos cuenta podríamos estar atacando aquello que creemos defender.

Este acercamiento al mito del matriarcado a través del pensamiento mágico lo vivo como una manera de conocer mi propia femineidad y me sirve  a su vez para replantearme la rigidez de la construcción de géneros que impera en la actualidad.

Bar-Gal: Yo creo que que al tener todos una madre podemos hablar de matriarcado, aunque seamos hombres. El matriarcado es algo muy complejo como para exponerlo aquí de manera superficial pero creo que es positivo el simple hecho de sacar al término de las tinieblas y enfrentarlo a su opuesto, el patriarcado que nos rodea y que conlleva todo lo que hemos mencionado arriba. Si cantamos a la fertilidad de la naturaleza, a la diosa madre, a los templos megalíticos, a una manera de concebir la existencia pues contribuimos a equilibrar algo la situación. Solo un demente no adoraría a la Madre.

Le encontráis algún sentido a la crítica musical y a estar ahora mismo contestando este ladrillo de entrevista. ¿Cuál?

Lengua de Carpa: Esta entrevista en concreto sí, porque creo que va más allá de la simple exposición de carácter publicitario. Con entrevistas como la que nos planteas podemos, por un lado,  reafirmarnos en nuestro discurso y por otro lado ver los límites de este. Al final las entrevistas que más apreciamos  son justo aquellas que nos hacen replantearnos qué hacemos y dónde estamos situados, que nos obligan a salir de nuestra zona cómoda. Parece increíble pero hasta ahora nadie nos había preguntado por nuestras contradicciones. Que son obvias y no las ocultamos, al contrario, nos recreamos en ellas.

Y en cuanto a la crítica musical, pues se trata de un debate largo. Podríamos establecer dos extremos, la crítica poética, a lo Julian Cope, y la crítica musicológica. Para lo primero hay que escribir muy bien y transmitir con la escritura. Para lo segundo hay que tener nociones teóricas de música y saber aplicarlas a un análisis. Por general los críticos de música, salvo excepciones, no aportan nada desde una óptica literaria, y luego es casi imposible que alguno sea capaz de un análisis estrictamente musical mínimamente serio. Por tanto es un género aburrido que no aporta información real, cuyos textos suelen ser intercambiables independientemente del objeto al que se refieran.

Esa entrevista de la que hablaba iba dentro de un artículo llamado Celtiberia Oculta, que nunca continué. ¿Quiénes creéis que pueden estar en caminos paralelos y cercanos a vuestras investigaciones, en España y en este plano de tiempo lineal? (me vale gente que haga cosas muy distintas pero tenga puntos comunes teóricos, rituales o lo que sea).

Lengua de Carpa: Teitanblood. El metal, sobre todo el llamado metal extremo,  se ha convertido en el cauce expresivo de aquellos temas que el cuerpo social mayoritario marca con un cierto grado de tabú: la muerte, el asesinato, la decadencia,  el satanismo, lo amoral… el mal gusto en general. De alguna manera da la impresión de que Teitanblood son conscientes de este rol y lo llevan hasta el límite. Su último larga duración se llama “Death” y logran sublimar en sonido el terror social que nuestra cultura tiene al tema de la muerte.

Últimamente lo “arcano”, lo oscuro simbólico, etc, se ha ido convirtiendo en una moda brutal y salen simbolitos, capuchones y ruido procesional hasta debajo de las piedras. Usar lo sagrado como modo de vender no es nuevo, ahí están las religiones del libro, sin ir muy lejos, pero me gustaría conocer vuestra opinión sobre esa proliferación de paganismo arcano de tres al cuarto y de filosofía trascendente de todo a cien con mucho diseño gráfico encima. ¿Es válido?

Lengua de Carpa: Respecto al metal, es un género tan proclive a la patochada como cualquier otro. No veo por qué han de cargarse las tintas sobre el riesgo de hacer el ridículo si haces metal. Lo puedes hacer practicando cualquier estilo. Estoy seguro que puedes mencionarme en cuestión de segundos propuestas muy ridículas que vienen de otros ámbitos musicales ajenos al metal.

En lo que atañe al uso del paganismo desde el contexto pop-rock es algo que lleva realizándose desde hace décadas. Artistas  como Throbbing Gristle, Current93, The Doors, Led Zeppelin, Dead Can Dance o David Bowie (por poner algunos de los ejemplos más famosos) ya lo utilizaban. Donde sí creo que hay un cambio es en la recepción del público. Una auténtica banda de rock debería ser un ente chamánico de por sí. Sin embargo el poder chamánico del rock se ha visto casi diluido por sucesivas oleadas de mercantilización a lo largo de las décadas. De alguna forma puede que el público, cierto público de clase media de extracción burguesa, esté demandando cierta mística perdida en la música que solo cree verla si se hace realmente de manera  explícita,  con vestimentas, simbología, etc.

En una reseña francesa, creo que de vuestro anterior disco, se citan las palabras teatralidad, solemnidad y contemplación. Asumiendo que esos tres elementos existen en lo que hacéis, ¿cómo se han modificado desde el primer disco hasta ahora? ¿En qué ha cambiado vuestra teatralidad, vuestra solemnidad y vuestro modo de contemplar?

Lengua de Carpa: Sin duda ha cambiado, porque no hay nada que permanezca. Pero vuelvo a decirte que no voy a hacer ningún ejercicio de alejamiento para realizar un análisis de la trayectoria de Pylar. Creo que eso lo deberían hacer otros.

La solemnidad de un católico en concreto y de un monoteísta en general no es más que disciplina por la jerarquía. Creen en un ser superior que no existe (dios), creen en un futuro superior que nunca llegará (la salvación), creen en un lugar superior (el paraíso) al que nunca llegarán. Nuestra solemnidad es la de gozar el aquí y el ahora, es intercambiable con la risa y el gozo de poder reír y bailar. No hay nada más solemne que estar vivo en esta realidad.

La música pop, en la que os incluyo a mi propio riesgo, ha hecho una cosa interesante, que es alterar la edad del chamán (o al menos la edad que el chamán tiene en el imaginario colectivo). Me explico, cuando alguien dice “Chamán”, el común de los mortales piensa en alguien mayor, sabio y más o menos “poseído”. El pop, sin embargo, es casi una dinastía de ejemplos chamánicos juveniles. Sólo ahora que el género tiene unos años, empieza a haber chamanes maduros o incluso viejos. Así pues, es en esos años iniciales en los que ha planteado una innovación de concepto: el niño-sabio, que por otro lado es en realidad un hallazgo del romanticismo, en parte. ¿Qué opináis de todo esto? ¿Qué pasa con el chamán cuando no está en modo chamánico, el resto del tiempo?

Lengua de Carpa: No sé si voy a poder explicarlo bien. En las sociedades estatales la figura del sabio queda relegada frente a la figura del docto. El primero se define por el conocimiento que atesora su persona independientemente a los sistemas de enseñanza, mientras que el docto se define por haber adquirido conocimiento siguiendo unas pautas de aprendizaje determinado, en este caso el sistema disciplinario estatal. Un organismo estatal no puede admitir que un infante sea sabio porque erosiona directamente su sistema disciplinario de sometimiento, esto es, el sistema educativo oficial. Por ello la figura del niño sabio siempre tendrá, en el mejor de los casos, un carácter marginal dentro de una estructura estatal.

Me preguntas qué es del chamán cuando no ejerce como tal: He ahí la importancia simbólica de las máscaras. Las máscaras permiten la adaptación contextual a una realidad en perpetua mutación. Si mantienes puesta la máscara de chamán eternamente, o cualquier otra máscara, la existencia puede ser un horror. Para gozar de salud, cada vez que uno cambia de máscara hay que saber reírse de la máscara que se deja atrás.

 “Sólo puedes llegar a conocerte si creas”, decís en aquella entrevista. La gente común parece abocada a la manera más radical de “conocimiento” sin darse apenas cuenta, y hace esa cosa tan extraña que es tener hijos (y que Cioran consideraba, jocosamente, el único pecado que no había cometido). Vosotros parecéis a favor de la procreación como acto sagrado (aunque consciente). ¿Es así?

Bar-Gal: La procreación entendida como acto de engendrar hijos dejó de ser un acto sagrado hace mucho tiempo. Esa desacralización conlleva irremediablemente a que la maternidad pierda importancia y la figura de la madre, de la que dependen todas las civilizaciones, sea humillada y denigrada. Una civilización se mide por la manera que tiene de cuidar de las madres. Nuestros ancestros lo tenían muy claro y justo cuando ese punto de vista empezó a cambiar todo se dirigió al estado de cosas que tenemos ahora. Evidentemente ahora el peso de nuestra huella ecológica es muy elevado y el planeta se está resintiendo. En PYLAR nos gusta ver así el acto de procreación asociado a la creatividad, a la idea de crear artefactos que puedes ver como tu progenie.

Lengua de Carpa: En lo personal te diría que no estoy para nada a favor de la procreación del ser humano en el contexto histórico actual. Si algo sobra en esta realidad son seres humanos. No soy tan soberbio para pensar que los seres humanos que pueda ayudar a engendrar van a ser mejores que los otros.

Siempre he creído que gran parte de la efectividad del ritual es su misterio. Exactamente igual que gran parte del efecto y la belleza de la creación viene del hecho de que no la comprendemos (ni lo intentamos) sino que la experimentamos precisamente como un misterio en el que, por decirlo así, uno se puede bañar. Como una verdad que no por inexplicable deja de serlo. Pienso eso pese a que, como periodista, me paso la vida intentando explicar cosas. ¿Qué opináis de esto?

Bar-Gal: El misterio es algo básico y esencial. Algo que permanece ambiguo, que esquiva el análisis o la descripción, es algo que escapa a la lógica racional y científica que ahora se muestra como el único modo válido de conocer la realidad. El yo, la conciencia, es un punto de vista ciego que escapa al análisis de la ciencia. Ahí yace el misterio último, dentro de nosotros, en lo más profundo de nuestra mente. Esto está bien expuesto en la sentencia que se encontraba en la entrada al oráculo de Delfos: “conócete a ti mismo y conocerás a los dioses”. Nadie puede desvelarte ese misterio que yace al final de todo salvo tú mismo. Atrévete a cruzar el umbral. Acompaña a PYLAR al interior de tu mente.