Fotocrime es el proyecto personal de Ryan Patterson, ex-frontman de la mítica banda de punk rock Coliseum que, tras a conocer durante el año pasado con dos EPs su nueva aventura fuertemente influenciada por el goth, el synth pop y el dark wave, presentará por fin a finales de esta semana su álbum debut, Principle of Pain (Auxiliary Records).

Si ya la última etapa de Coliseum apuntaba maneras hacia el post punk y sonidos más industriales y oscuros, tras su disolución y posterior formación de su nuevo proyecto, Patterson se sumerge de lleno en esta influencia británica a la que le vien de perlas su profunda voz, sus guitarras cargadas de reverb y la presencia de los sintetizadores y las baterías sintéticas. Always Hell, lanzado en mayo de 2017, era la primera referencia del nuevo proyecto del americano, al cual le siguió Always Night unos meses después.

Para este primer larga duración, Patterson se encerró en su estudio casero durante todo un año antes de añadir a su proceso creativo al productor J. Robbins y, posteriormente, grabar él mismo todos los instrumentos. Además, ha contado con la participación invitada de los primeros músicos con los que contó en Fotocrime (Shelley Anderson y Nick Thieneman). La evocadora portada es obra de la artista barcelonesa afincada en Chicago Noelia Towers, cuya particular toma del BDSM encaja a la perfección con la visión de Fotocrime.