Phil Anselmo & The Illegals – Choosing Mental Illness As A Virtue

Phil Anselmo & The Illegals – Choosing Mental Illness As A Virtue (Season of Mist/Housecore Records)

“Phil Anselmo ha decidido escoger el camino más honesto y fiel a su persona”

Con sus luces y sus sombras, Phil Anselmo se ha convertido en un personaje que, pudiendo vivir de rentas, sangrando hasta la última gota aquello que en su momento lo hizo relevante como muchísimos otros artistas han hecho sin el más mínimo ápice de vergüenza, ha decidido escoger el camino más honesto y fiel a su persona. Después de revolucionar la música metal en la década de los ’90 con Pantera y afianzar su influencia con Down durante prácticamente los mismos años y hasta la actualidad, el vocalista de Nueva Orleáns continúa siendo devoto del underground, llevando a su particular terreno la música más extrema y retorcida que han parido el hardcore, el death metal, el sludge, el punk o el black metal.

Es complicado encajar este segundo trabajo de Anselmo con su banda The Illegals en un género concreto, ya que el caos sonoro que se nos presenta en ‘Choosing Mental Illness As A Virtue’ se extiende por diferentes parcelas de la música extrema, por lo que quizá sea esta la etiqueta que mejor la englobe. Para ponernos en situación, recordemos que esta banda surgía en 2013 con el (mayormente) aclamado debut ‘Walk Through Exits Only’, una declaración de intenciones en la que el metal fangoso con un pesadísimo groove que tan bien encaja con el vocalista se presentaba en su formato más extremo y agresivo: todo un fuck you por parte del viejo Phil dispuesto a seguir haciendo lo que le da la real gana.

No podemos dejar de lado que, aunque sea quizás este el grupo al que más bombo se ha dado últimamente, Anselmo no ha dejado nunca de estar involucrado en varios frentes con un saber hacer personal e independiente, ajeno a modas pasajeras e influencias externas. Desde Down o Superjoint [Ritual], cuyos últimos lanzamientos son de los años 2014 y 2016 respectivamente, hasta todo el trabajo que realiza en su sello/estudio Housecore Records, su festival de cine de terror y colaboraciones como ‘Songs of Darkness and Despair’ con la gran figura del horror Bill Moseley, Scour, un nuevo ‘supergrupo’ de tintes black metal formado junto a miembros de Pig Destroyer y Cattle Decapitation, entre otros, un futuro proyecto goth llamado En Minor del que empezamos a escuchar rumores interesantes y muchas otras colaboraciones y bandas sin continuidad hacen que el vocalista se encuentre siempre ocupado. Razón, probablemente, por la que ha podido salir del pozo de sus adicciones en un estado relativamente bueno y continuar su carrera cuando parecía que todo estaba ya perdido, no sin las polémicas y guerras de titulares habituales de la industria.

Volviendo a centrarnos en este segundo trabajo de The Illegals, cabe destacar que las limitaciones típicas de la edad y (sobre todo) los excesos no impiden que Anselmo se atreva a desplegar todo un abanico de rangos vocales de forma relativamente exitosa  para acompañar estos 47 minutos de absoluta locura durante los cuales nos movemos frenéticamente entre el sludge más pantanoso con tempo de crust, el death metal y hasta el black metal, en lo que el propio Anselmo ha llegado a definir, sencillamente, como “ugly music” (música fea).

A pesar de la impecable ejecución de estos Illegals, que no han parecido resentirse tras los cambios de formación recientes y se establecen con Mike DeLeon a la guitarra principal, José Manuel “Blue” González a la batería, Stephen “Schteve” Taylor a la guitarra y Walter Howard al bajo, además de tener guitarras del propio Phil Anselmo, concentrar tales esfuerzos compositivos a toda esta locura sonora perjudica en cierto modo al conjunto final, restándole coherencia y provocando que las canciones acaben mezclándose entre ellas entre una neblina de blast beats y los break downs más bestias que hemos escuchado últimamente. No obstante no se puede negar que, aparte de ser una descarga de testosterona brutal, haya momentos bastante destacables e interesantes que van cobrando importancia a medida que avanzan las escuchas, sobre todo la pieza final “Mixed Lunatic Results” o esos potentes pasajes que nos recuerdan que, ante todo, Phil Anselmo es capaz de dotar a cualquier estilo de ese toque sureño y pantanoso que tantas cosquillas nos hace en la nuca.