Han pasado ya diez meses (alguno más, ya que del primer al segundo número hubo todo un verano de por medio) desde que Paper Girls se empezó a publicar en España. Un tiempo que ha pasado muy deprisa y que ha servido para que se cierre, en falso, el primer arco argumental de esta grandiosa serie en la que la fantasía, la ciencia ficción y la nostalgia sana se dan la mano sin pudor alguno.

El cerebro detrás de Paper Girls es Brian K. Vaughan, artífice de obras tan importantes como Los Leones de Bagdad, Y, El Ultimo Hombre, Saga y Ex Machina, que representan a la perfección los intereses de este excelente escritor.

Vaughan empezó a escribir comics en Marvel, en el año 1997, debutando en la serie regular de Cable, para ir desarrollando una carrera con trabajos intermitentes en esta editorial y en DC Comics. Vaughan reconoce que no trabaja bien con personajes ya existentes, por lo que prefiere crear sus propias historias donde puede desarrollarlos de cero. Tal vez por eso sus mejores obras son siempre trabajos con principio y fin, donde da rienda suelta a sus ideas con personajes bien construidos. Y es que si algo caracteriza a Vaughan es como es capaz de crear personajes tridimensionales, llenos de humanidad, de sentimientos, de fobias, de bajezas y de heroicidad, con voz propia que hacen que la historia que quiere contarnos adquiera mucha más profundidad narrativa. Son historias que conectan con el lector de tal forma que uno queda irremediablemente atrapado por la trama y unos diálogos de excelente factura.

¿Qué es Paper Girls?

Es la historia vital de cuatro repartidoras de periódicos, el Cleveland Preserver, en los años 80. Se trata de un trabajo muy común en aquella época en la que los jóvenes podían ganarse algunos dólares extra haciendo llegar las noticias de forma diaria a todos los suscriptores del periódico local. Y hasta aquí lo que puede ser considerado normal.

Definir exactamente que es Paper Girls es muy complejo, ya que cada número es una pequeña porción de un todo que cuesta ver y que exige paciencia por parte del lector

Llegados a este punto, Vaughan, da un giro brutal a la historia cuando la noche de Halloween la realidad parece cambiar para siempre en la ciudad de Cleveland. Comienzan a aparecer extraños seres voladores, gente que habla un ininteligible idioma, los cielos se tornar rojos y el tiempo y el espacio parecen haberse curvado más de lo que la ciencia actual es capaz de dilucidar.

Definir exactamente que es Paper Girls es muy complejo, ya que cada número es una pequeña porción de un todo que cuesta ver y que exige paciencia por parte del lector que ha de ir descubriendo que es lo que está pasando en realidad. Las protagonistas, nuestras cuatro aguerridas preadolescentes, se enfrentan estoicamente a la situación mientras vamos pudiendo conocerlas mejor número a número. Erin, KJ, Tiffany y la rebelde, líder y primera repartidora Mac, se hacen querer de forma inmediata, desde la primera página, por la camaradería que demuestran y sobre todo por lo natural de su forma de ser. Es cierto que tenemos algunos clichés pegados a cada una de ellas, pero no hay cliché malo, sino cliché mal usado y aquí Vaughan hace uso de ellos de forma magistral, siendo cada uno de ellos un punto de partida sobre el que ir construyendo toda una personalidad a cada una de las chicas.

Uno de los puntos que se explora en la serie es el choque generacional, el paso de la niñez a la fase adulta, sirviendo de excusa para ello el entramado de ciencia ficción que Vaughan teje alrededor de sus verdaderos intereses. Además, añadido a esto, está esa nostalgia que hay por los años ochenta, toda esa generación de jóvenes que crecieron durante esa época, cuarentones en su mayoría, que recuerdan con cariño el Coche Fantástico, el cubo de Rubik, los Goonies, Indiana Jones o el primer walkman. Un cóctel perfecto para poder macerar a placer una historia que dejará a muy pocos indiferentes.

Máquinas extrañas, seres que recolectan aparatos electrónicos de los ochenta, acción, misterios, viajes temporales… todo parece tener cabida en Paper Girls y Vaughan parece dispuesto a explorarlo todo. Tras estos primeros 10 números (en USA se acaba de publicar el decimoquinto) uno ya puede empezar a entrever que hay detrás de este complejo, y a la vez que apasionante, viaje en el que nos hemos embarcado.

La serie destila elegancia, sencillez y demuestra una eficacia casi quirúrgica con la atención que pone el escritor al detalle. Detalle que se ve reforzado por la extraordinaria labor que lleva a cabo el dibujante Cliff Chiang (Wonder Woman), capaz de plasmar y narrar a través de las imágenes la trama que Vaughan está desarrollando. Chiang es un autor de estilo muy marcado y reconocible, de línea gruesa, con tendencia a mostrar la figura humana de forma realista, no cargándola de detalles, sino a través de la propia figura, llegando a constituir un entorno heterogéneo tal y como es la vida misma.

Si hay que decir algo negativo, que no lo es, pero si puede resultar algo chocante, es el tema del color. Esta obra no es colorista, ya que su paleta de colores es muy limitada y esto puede causar que cueste identificar a los personajes de forma clara a través de sus ropas. Es un mal menor, ya que también le confiere a la serie un aspecto único y personal.

Planeta ha tomado la magnífica decisión de publicar la obra en formato grapa y digo magnífica por ser la mejor forma en la que se disfruta de la tensión que generan los abruptos e impactantes finales con los que Vaughan nos deja colgados casi en cada número. Es una experiencia muy gratificante tener que esperar un mes para leer un nuevo número y en estos tiempos en lo que todo parece tener que ir muy rápido, se agradece el tono pausado de la publicación.

Paper Girls es una obra contundente, con un poderoso concepto que puede llegar a abrumar por tener que leerse en pequeñas dosis, pero es necesario que sea ingerido de esta forma para que de verdad se pueda paladear toda la esencia que se encierra en sus planteamientos. Una obra capaz de hacer resonar en el interior del lector que se acerque a ella con curiosidad, haciendo que quede atrapado por estas cuatro muchachas que parecen destinadas a salvar el mundo.

Paper Girls (Planeta Comics)

Formato Grapa (10 números publicados)

2,95 € (por número)