Ordesa – Refugios

Ordesa – Refugios (Walking is still Honest, La Humanidad es la Plaga y Monasterio de Cultura/2016)

Positividad, inspirada en la naturaleza, donde encuentran un refugio para apartarse de la realidad y materializar sus emociones.

Alguna vez, tras indagar y buscar elementos nuevos que despierten algún interés en tu yo interior, la vida te da sorpresas. Guiado por sentimientos y emociones, o por el devenir del momento, aparece esa luz que te trasmite una paz y deja tu mente volar e imaginar sensaciones que vagaban escondidas por algún lejano rincón. Y esto mismo me ha ocurrido con Tomás y Begoña, que reproducen su arte bajo el nombre de Ordesa. Con tres pequeños, pero intensos trabajos, en vinilo, desprenden pasajes intimistas y acústicos, donde la sencillez se torna en complejidad,  desde su debut en 2013 con Al cuerno el invierno, donde la garra y la melodía de Bego se compenetra a la perfección con la guitarra acústica de Tomás, que traslada a su toque y rasgueo una gran energía.

Si en este primer trabajo la voz me recordaba por momentos a Dolores O’Riordan (The Cranberries), en su segundo EP, El incendio de todas las cosas, el carácter vocal toma las riendas, y conquista un camino personal y particular, transmitiendo un río de emociones que cerciora la simplicidad y soledad del acústico, dejándonos un trabajo de folk nacional delicado y preciosista que se relame y entreteje en tu corazón.

Su último trabajo, Refugios, editado a finales del año pasado, grabado, mezclado y masterizado en Estudios 51 a manos de Iván Ibáñez, que también trabajó en su anterior álbum. En el imprimen aún más fuerza a sus paisajes imaginativos. “Llueve Bielsa” es un derroche de sentimientos, donde juegan con las tonalidades y acentos de la estructura compositiva para ensalzar determinados pasajes transformándose en un tema vibrante y acogedor. Tanto su música como sus letras están cargadas de positividad, inspiradas en la naturaleza, donde encuentran un refugio para apartarse de la realidad y materializar sus emociones más banales como en “Petricor” o “Los surcos de vuestras caras”.

Pero no todo queda en lo musical, puesto que cada edición de Ordesa, lleva intrínseco un artwork cuidado al máximo y que corre de manos de Rodrigo Almanegra en este caso, rescatando una fotografía del Valle de Ordesa en la década de los 80 para su portada con toques impresionistas, acompañadp en su interior con cinco tarjetas ilustradas por Rodrigo que le transfieren aún más valor artístico a esta pequeña joya de arte. Un álbum de obligada escucha y disfrute.