El vocalista de Linkin Park, Chester Bennington, una de las voces destacadas del nu metal, ha sido hallado muerto en su casa de Los Angeles. Todos los indicios apuntan a que ha sido un suicido aunque todavía no hay una declaración oficial a la espera de los resultados forenses. Tenía 41 años y se encontraba en plena presentación de su último álbum One More Light, que estrenaron el pasado mayo.

Es conocido que el cantante sufrió en su infancia problemas familiares graves que desembocaron en un acercamiento a las drogas a la tierna edad de 11 años, lo que marcó para siempre su personalidad. Más adelante pudo vencer su adicción y centrarse en la música, llegando a ser reconocido como uno de los mejores cantantes de rock de nuestros tiempos.

Antes de triunfar con Linkin Park, Chester Bennington, se unió en 1993 a la banda Grey Daze en la que pudo desarrollar sus gustos musicales, entre los que destacaba el grunge. El género musical más importante de principios de los noventa había cautivado al joven cantante que soñó en convertirse en estrella de una banda tan grande como sus queridos Stone Temple Pilots. Unos años después se presentó a la audición de Xero, mudándose a Los Angeles. Su capacidad vocal no paso inadvertida y entró a formar parte de la banda que sería más conocida como Linkin Park.

Hybrid Theory fue la punta de lanza de una carrera llena de éxitos. Este primer disco editado en el año 2000 catalpultó al género nu metal a las cotas más altas de popularidad, emulando al grunge de hacía diez años, en la que ha sido una de las etapas más fructíferas del rock del nuevo siglo. El nu metal, con otros referentes como Korn, Slipknot, Papa Roach, Deftones, etc., tuvo a Linkin Park su mayor representante y a Chester Bennington como la imagen icónica de un estilo musical único e irrepetible.

En 2013 pudo cumplir uno de sus más anhelados sueños al ser fichado como cantante de Stone Temple Pilots, reemplazando a su cantante original Scott Weiland, que falleció en 2015 por un fallo cardíaco. Ese mismo año Chester dejó el puesto tras los acontecimientos producidos, para volcarse de lleno con Linkin Park.

Esta inesperada muerte se une a la de Chris Cornell con el que le unía una fuerte amistad. Desde el estreno de su nuevo disco se comentó que el tema “One More Light” podría estar dedicado a su amigo, quien también murió en idéntica situación el pasado mayo. Caprichos del destino, el frontman de Linkin Park falleció justo el mismo día del cumpleaños de su estimado colega.

Apenas unas horas antes de que encontraran el cuerpo sin vida de Chester se publicó en Youtube el video para la canción “Talking To Myself”, dentro de la tanda de videos que venía publicando la banda, en la que querían mostrar imágenes del público de sus conciertos a lo largo del mundo. La letra de la canción parece esconder un mensaje del propio vocalista, en el que manifiesta el trance personal por el que estuviera pasando. Por desgracia su vida no fue fácil, aunque no fue inasequible al desaliento, llegando a ser parte de la historia de la música contemporánea.

Hoy echaremos de menos a una de las figuras más importantes de nuestro rock.