Mastodon – Cold Dark Place

Mastodon – Cold Dark Place EP (Reprise Records, 2017)

“Estos temas se encuentran cerca de Crack the Skye por lo intrincado de su música, a caballo entre el heavy metal y un bluegrass psicodélico”

A lo largo de sus casi 20 años de carrera, Mastodon han dejado bien claro que, entre muchas otras cosas, son maestros de la reinvención, algo que se ha convertido en fuente de divisiones entre su público: una parte de él permanece fiel a sus primeros álbumes mientras se muestra contrario a los posteriores experimentos sonoros, mientras que parecemos ser pocos los que valoramos cada etapa con sus virtudes y sus defectos como parte de una carrera y una evolución, sin lugar a dudas, ejemplar.

Después de explotar el sludge y el metal progresivo, su carrera se dirigió hacia un terreno más radio-friendly, sin perder por ello la profundidad tanto lírica como musical ni dejar a un lado la sinceridad que caracteriza al cuarteto de Atlanta. Cold Dark Place es un EP de cuatro canciones extraídas de las sesiones de grabación de Once More Round the Sound (2014) y Emperor of Sand (2017), inicialmente pensado como un segundo disco de ese último trabajo o, incluso, un proyecto en solitario del guitarrista/vocalista Brent Hinds debido a lo personal de sus composiciones. Finalmente, el lanzamiento en formato corto ha sido todo un acierto al dotar a estos veinte minutos de música de una personalidad propia (no dejéis de ver este vídeo sobre el artwork, a cargo de Richey Beckett).

A pesar de la posterior participación del grupo al completo, ese lugar frío y oscuro al que alude el título del EP podría ser perfectamente el corazón del guitarrista. Parece que sus años de excesos van quedando atrás. Aunque sus cualidades con la guitarra se vieron poco afectadas por ello, su participación en los dos últimos trabajos había sido mucho menor de lo habitual, y sus directos dejaban a veces que desear, principalmente en el terreno vocal. Aquí tenemos, por fin, la voz de Hinds al frente, apoyada en ocasiones por la del bajista Troy Sanders, sus composiciones y temas líricos que hacen pensar en una ruptura sentimental, además de demostrar una gran habilidad con una steel guitar Sho-Bud de 13 cuerdas de 1954, instrumento protagonista de un EP plagado de sus característicos riffs arpegiados.

Con un tono general bastante más melancólico y oscuro de lo habitual, estos temas, a pesar de proceder de las sesiones de grabación de la etapa más reciente y menos expansiva de la banda, se encuentran mucho más cerca de Crack the Skye (2009) por lo intrincado de su música, a caballo entre el heavy metal y un bluegrass psicodélico con el siempre presente rock sureño de fondo. Quizás sean precisamente las letras uno de los puntos débiles, mucho más crudas y directas, carentes de las metáforas e historias fantásticas a las que Mastodon nos tienen acostumbrados, aunque sigan contando con ese sentimiento de catarsis presente en prácticamente toda la carrera de los americanos.

Algunos sitios de internet comienzan a sugerir una posible serie de EPs centrados en cada uno de los miembros de la banda, siendo este el primero con Brent Hinds. Sin confirmación oficial, no podemos negar que la idea resulte atractiva. Mientras tanto, estamos más que satisfechos y seguiremos dando la bienvenida a estos EPs más experimentales en los que poder escuchar otras de las múltiples caras de Mastodon.