Jonathan Hultén – The Dark Night of the Soul EP (Reflections Records, 2017)

 

“El proyecto acústico ha sido la espina dorsal de todo lo demás que he hecho musicalmente todo este tiempo”

La juventud del guitarrista y compositor Jonathan Hultén (Tribulation, ex-Stench) no le impide remontarse a sus años de iniciación en la música para por fin hacer realidad el proyecto que, podríamos decir, le metió el gusanillo de la composición. The Dark Night of the Soul son cuatro canciones acústicas en las que el músico, conocido sobre todo por su faceta death metal, explora en soledad sus raíces e influencias folk junto a una temática situada en la oscuridad y en busca de la liberación personal y artística.

“Podría decirse que el proyecto acústico ha sido la espina dorsal de todo lo demás que he hecho musicalmente todo este tiempo”, declara el guitarrista en una entrevista reciente con la revista Decibel. “Puedo ser completamente libre y explorar un nuevo territorio inexplorado, así como colaborar con otros artistas, bailarines, performers o lo que sea en el futuro. Se trata tanto de la visión artística como de la música en sí”. Creo que no podría aportar una definición mejor para lo que Hultén nos presenta en su nuevo EP, lanzado hace un par de meses y con una gira europea de presentación durante las próximas semanas. Ha sido, además, grabado por él mismo, principalmente en su propia habitación, y masterizado por Ola Ersfjord (productor encargado también del sonido de Tribulation y se encarga del estudio madrileño Cuervo Recording).

“Anguished Are the Young” es el tema que abre este 12” y vuelve a aquellos años de adolescencia en los que el músico comenzaba a explorar lo que sería su carrera musical envuelto, como todos los adolescentes, en la desesperación y confusión de una época tan tumultuosa como esta. El álbum comienza con energía a pesar del formato acústico y el protagonismo de la guitarra, que pasará a compartir espacio con teclados y atmósferas que elevarán la voz del músico para situarla en el centro del EP, con armonías y múltiples capas de aparente sencillez que proporcionan una estructura sólida para estos cuatro temas.

En el segundo corte, “Leaving”, podemos escuchar la gran influencia que Nick Drake ha sido para el músico (“la repetición y la sencillez de las letras han sido muy inspiradores para mí”), que construye la canción a partir de las armonías vocales y sencillos y delicados acordes de guitarra, mientras canta sobre el aislamiento, un tema en el que el británico también profundizó.

Además, Hultén menciona también como influencias a contemporáneos suecos como José González o Anna Ternheim (“un día me convertiré en artista como ella”, afirma en la entrevista mencionada sobre sus primeros pasos todavía siendo un adolescente), aunque habrá que esperar a un futuro larga duración para poder apreciarlas en su totalidad.

La segunda parte del EP otorga más importancia a las capas vocales, con “…and the Pillars Tremble” como una favorita personal, un tema a capella que se sumerge en la brecha que a veces se abre en la realidad de cada uno y que precede a “Nightly Sun”, un corte final con tintes épicos en el que se empiezan a ver los primeros rayos de luz que rompen la oscuridad.