Hela – Death May Die (Autoproducido, 2017)

“El cine de Polanski, la literatura fantástica y el horror cósmico de Lovecraft, junto a la desidia humana, crean un álbum redondo, denso y oscuro lleno de matices”

 

Aún recuerdo una noche de mayo de 2013,  el primer contacto con esta banda que hoy nos incumbe, Hela, a la que pude presenciar en directo en la Universidad de Jaén junto a Muerte por mil cortes y Kayser Sozé. La recuerdo porque ese mismo día tocaba en la capital jiennense Love Of Lesbian y tuve que elegir el concierto al que asistir, decantándome por el de la universidad, en el que sin lugar a dudas Hela fueron los triunfadores, por lo menos para mí.

Por supuesto, desde ese directo, mucho ha llovido y el salto de calidad de estos alicantinos ha ido aumentando a cada paso que han dado.  Broken Cross fue el álbum que presentaron aquella noche, su debut, el cual puso en boca de todos a esta banda formada por Isabel Sierra en las voces, Julián Velasco en la guitarra, Tano Giménez al bajo y Miguel Fernández en la percusión, situando su trabajo como uno de los mejores a nivel nacional dentro del doom metal. Cuatro años después creo que lo han vuelto hacer, pero esta vez con un nuevo miembro, Mireia Porto (también en Rosy Finch, voz y guitarras) ganando en versatilidad y agresividad, de la que hablaremos más adelante.

Death May Die, es su nuevo trabajo de estudio, producido por ellos mismos y Roberto Ropero (encargado de la mezcla y el master). Un álbum conceptual sobre la lucha femenina contra el orden establecido, centrado en el profundo y oscuro viaje de nuestra protagonista, desde su nacimiento hasta el fin de sus días, representado en cinco canciones que narran diversos episodios con respecto a su vida repleta de esfuerzos y venganzas contra la muerte. Se inicia con la instrumental “The Gateway”, oscura y sucia donde las voces de Mireia y Miguel ponen un toque de brujería única mientras el alma de H.P. Lovecraft deambula por sus letras. Y es que musicalmente hablando, Mireia ha aportado muchísimo a la banda, con una voz muy personal y repleta de garra y potencia, que entremezcla perfectamente con pasajes donde las melodías se transforman en una espiral hipnotizante de la que es muy difícil escapar. Solo hace falta adentrarse en “Mother Of Monsters” para reconocer de lo que hablo.

“Touched by Evil”, mantiene la tensión y crudeza de esta primera parte del álbum, mucho más oscura y densa, pero con un aliciente musical que adereza todo el conjunto, ese toque noventero que introducen tanto en las melodías vocales como en los solos de guitarras, creciendo en intensidad y dinamismo, para ofrecernos uno de los cortes que más me han gustado del álbum basado en las prácticas pederastas ocultas dentro de la iglesia católica. El stoner y los toques heavies también tienen cabida en Hela, sobretodo en “Dark Passenger” toda una oda de rabia y ritmos enigmáticos que te pondrán los pelos de punta a lo largo de sus diez minutos de duración.

Los alicantinos no dejan nada al azar, entremezclando, el cine de Polanski en “Repulsion”, la literatura fantástica y el horror cósmico de Lovecraft, junto a la desidia humana, en un álbum redondo, denso y oscuro lleno de matices. A buen seguro será uno de los mejores del año dentro del doom metal, para mí ya lo es.