Foscor estrenan este viernes su próximo y esperado nuevo trabajo que lleva por título Les Irreals Visions (Season Of Mist, 2017). Las expectativas generadas acerca de su nueva propuesta están justificadas, ya que que para muchos el giro estilístico respecto a su anterior trabajo Those Horror Wither (Alone Records, 2014)  es significativo. La adopción del catalán en todas sus letras, al inclusión de voces limpias y una apertura de miras en lo musical han preparado el terreno para el que seguro será uno de los discos nacionales (e internacionales) más interesantes en lo que va de año. Hablamos largo y tendido con Fiar, cantante de la banda, que se mostró generoso en palabras e interesante en sus declaraciones.

¿Cómo van los nervios antes del estreno del álbum y después de tantas horas de trabajo y planificación?

Muy buenas, me alegra sobremanera poder compartir de nuevo una charla con vosotros, a la vez que me encuentro expectante por saborear el resultado de la Rock I+D en su nueva forma impresa. ¡Felicidades por conseguir vuestro objetivo!

Por lo que respecta al estreno, y sin quitarle un ápice de importancia a ese momento y lo que representa, digamos que tengo la cabeza en otras cosas que de ahora en adelante deben ocupar nuestro tiempo, y desde hace semanas suponen nuevos retos a los que enfrentarse de cara a hacer crecer este trabajo como merece. Hablo por ejemplo de la coordinación de fechas en directo y preparar toda la infraestructura técnica y humana que eso requiere.

Hasta ahora hemos estado centrados en la producción del disco, cerrando el diseño de los distintos formatos y preparando el terreno, principalmente aportando material de la mayor calidad posible para esta fase de promoción en la que sobretodo el sello ha de desplegar sus armas y desarrollar una de las más importantes tareas: situar al grupo en la escena internacional ante la mirada de cuanta más gente posible. Parece que contamos con un disco que por su valor puede conseguir esa atención más que nunca, pero a pesar de llevar tantos años partimos casi de la nada, y por ello debíamos hacer lo posible por aportar cuantas más herramientas posibles mejor, que permitiesen expandir y aumentar en la medida de lo posible el interés en este proyecto.

Los videos para ‘Instants’ y ‘ Altars’ creo que han cumplido con ese propósito y podemos estar satisfechos de como camina todo. Pero hay que estar a la altura de este momento e intentar que este ciclo sea lo más completo posible. Season of Mist representa la oportunidad de enlazar con la presencia del grupo en cuantos más foros posibles mejor.

 Those Horrors Wither supuso un cambio estilístico importante, teniendo en cuenta cuales fueron vuestros comienzos, con un uso de las voces no guturales y un regusto progresivo en muchos de los temas. Ahora en Les Irreals Visions os habéis centrado en esa faceta mucho más personal y arriesgada. ¿Fue algo premeditado?

Recientemente expresaba en una entrevista que si ha habido algo que me hubiese gustado que fuésemos capaces de hacer antes. Es el tirarse a la piscina de la forma en la que hemos hecho en los últimos 2-3 años. ¿En qué hemos cambiado, te preguntarás? Básicamente en que a pesar de haber tenido un papel muy activo en el pasado intentando construir una realidad y banda, por inocencia e inexperiencia nos habíamos quedado en lo que casi diría que pertenece al ámbito del local de ensayo, sin ser conscientes de cuantas cosas se podían desarrollar y trabajar para hacer crecer a Foscor y las herramientas con las que jugar.

Es ahí donde entronco con tu pregunta. Hay pasos que das pretendidamente y que por desgracia no son todo lo conscientes que debiesen. Sin duda en Those Horrors Wither fuimos conscientes que para seguir creciendo hacía falta reinventar un lenguaje que no tenía más recorrido ni  nos posibilitaba personalizar la propuesta. Cambiamos la afinación, introdujimos las voces limpias como gran eslogan, y empezamos a trabajar con una rítmica totalmente distinta. Hubo quien, más sabiamente que nosotros, catalogó ese trabajo como “puente”, y sin duda sirvió para descubrir lo que suponía soltar lastre en lo que al estilo se refiere y aventurarse en un terreno nuevo en cuanto a recursos técnicos.

Como comentaba al inicio de la pregunta, ojalá hubiésemos sido conscientes de esas posibilidades y necesidades mucho antes, pero las cosas llegan cuando han de llegar. Quizás ahora somos más conscientes de lo que podemos desarrollar y el camino para conseguirlo, y eso haga de Les Irreals Visions un disco más premeditado que pretendido. Pero el azar siempre juega una parte muy importante en esto, y no siempre puedes estar seguro de tocar todas las teclas de forma correcta ni en el orden adecuado.

Creo que el nivel de anticipación que ha existido en este nuevo trabajo no lo ha habido antes, y a la vez, el nivel de comprensión en lo global y particular de la propuesta, dentro y fuera de su expresión artística, hacen que juguemos sin duda a otro nivel.

Lo resumimos en unos pocos elementos clave, pero dan idea de esa anticipación y comprensión de la que hablaba: recuperar las intensidades y dinámicas del pasado, concretar al máximo los elementos distintivos como el uso único de las voces limpias o nuestro idioma para acentuar intenciones, y vestir el discurso de aquello que permita dar continuidad a cada una de las parcelas de la forma más personal posible.

Foto de Raquel García

 Disco tras disco se advierte una continua evolución. Sinceramente, este aspecto ha hecho que conforméis un estilo propio, una personalidad tan marcada que me aventuraría a decir que con Les Irreals Visions estamos ante lo que Foscor siempre quiso ser, ¿o hay aún margen de evolución?

Sin duda hay margen de evolución. Te diré que de la colección de canciones que compusimos y que formaron las demos, bien pudieran haber entrado 2 o 3 temas de los descartados, y en un futuro, previo meneo, pueden servir de base nuevamente.

Creo que lo has descrito a la perfección, y de nuevo lo ligo a la última parte de la anterior pregunta. Ahora mismo hay un discurso por encima de lo que concreta la música que nos ha servido para definir de forma inteligente algo propio y de largo recorrido. En un mundo saturado de propuestas que a menudo no se diferencian ni tan siquiera en lo que a producción se refiere, es ardua la tarea de conseguir personalizar la música. Creo que esa constante búsqueda de un lenguaje con el que expresar intensamente el máximo de emociones ha sido el verdadero motor a lo largo de estos 15 años.

Siempre hemos querido sonar personales, pero a menudo ese ‘nosotros’ era más una imagen distorsionada de otras bandas que un verdadero discurso. Faltaba control y de nuevo comprensión a muchos niveles. Lo que hemos hecho ahora no deja de ser un nuevo paso, pero sí creo que las herramientas generales están aquí para quedarse. Recuerdo las charlas iniciales entre los tres (se refiere a los componentes del grupo, n.d.r.)  en las que se dejaba claro que la referencia no debía ser otra que el propio pasado del grupo. Albert, que sin duda ha tenido un papel determinante en la composición, ha aportado frescura; tenía las herramientas del Those Horrors Wither como base, y para Falke, la recuperación de las densidades e intensidades incluso anteriores eran su vademecum.

Fíjate como incluso el modo en que un movimiento como el Modernismo, que a nivel iconográfico ya había sido utilizado en nuestro inicios, toma un nuevo sentido y permite cubrir el discurso artístico ligándolo con ese carácter personal que buscábamos y que nos permite significarnos como propuesta.

Son elementos que de un modo u otro han estado ahí, y que al fin toman un sentido y se conjugan construyendo un todo singular. Teniendo claro que es aquí donde queríamos llegar y de donde partiremos de ahora en adelante. Hay margen para incrementar intensidades, densificar composiciones… En definitiva, apretar más o menos cada una de las teclas que ahora conforman el panel de control de la propuesta de Foscor.

“Situamos de partida el escenario en la ciudad, nuestro universo diario y una suerte de convención por la que nos sentimos apoyados y recogidos en sociedad, y que choca con la soledad que a menudo sentimos en un mundo global inalcanzable”

 La producción es más limpia y detallista que en vuestros anteriores trabajos, con un halo fantasmagórico y espectral. Un metal progresivo con tintes góticos y dark cercanos al dream pop o el shoegaze que hemos podido escuchar en Alcest, por ejemplo. ¿Buscabais este resultado o ha sido algo más espontáneo?

Se buscaba un resultado en la línea de todas estas bandas que alejadas de las producciones metal que durante quince años han uniformado el panorama musical y estancado sus posibilidades. Ya sea desde la Psicodelia de los 60, el Rock de los 70, el Post Punk de los 80 o el Pop de los 90, a nivel de sonido, no de lenguaje, nos interesaba alejarnos de la sequedad y aspereza con la que nos habíamos expresado hasta el momento. Esto se hizo demasiado evidente con el Those Horrors Wither, llegando a suponer cierta barrera para el oyente a nuestro modo de ver.

Teníamos claro que este disco debía ser distinto en todos sus aspectos y desde el primer minuto se trabajó así con Javi Félez en los Moontower Studios de Terrassa. Tanto la batería, como las guitarras o el bajo se han dirigido a un sonido mucho más orgánico, para luego mediante efectos conseguir densificar la música y transportar al oyente a un espacio onírico. Fíjate que las guitarras no están como de costumbre en el primer plano, a pesar de que con ellas componemos. Se trata de un modo distinto de entender nuestra música y el espacio de cada elemento, permitiendo separar las capas de una forma más lógica.

Alcest lo ha hecho de forma mucho más etérea en el pasado o incluso más directa en el presente, pero hay un sinfín de propuestas que por suerte han ido cambiando la forma de entender las producciones en el metal. Javi ha tenido un papel determinante en la consecución del sonido de este álbum, y con él se ha conseguido un halo de atemporalidad que juega mucho a favor de  nuestra música y de todas las referencias que esconde e interioriza.

 ¿Qué temáticas o conceptos encontramos en este nuevo disco? ¿Qué habéis querido transmitir con canciones como “Ciutat Trágica”, “Instants” y “Altars”, que hemos podido escuchar como adelantos del álbum?

La forma en la que entramos en la temática del álbum, como de costumbre humanista, es mediante la memoria como extensión de nuestra experiencia real en habitar el mundo. Para sentir su belleza hay que habitarlo y abrazarlo con el cuerpo y la experiencia acumulada. Situamos de partida el escenario en la ciudad, nuestro universo diario y una suerte de convención por la que nos sentimos apoyados y recogidos en sociedad, y que choca con la soledad que a menudo sentimos en un mundo global inalcanzable.

La ciudad sirve pues como caja de resonancia del mito vital, un dilema entre el carácter moral y social de nuestra relación con la vida y nosotros mismos. Un conjunto de lugares que pertenecen y dependen de las personas, conectados por caminos que nos llevan por un laberinto de decisiones y de los que el recorrido marca el modo en que se llega al destino. Un entramado que matiza la percepción e interrelación con el mundo y cambia su sentido condicionándote y llevándote a márgenes donde se pone la experiencia al límite del cambio.

Como una disección de todo esto, los títulos de los temas recorren esta idea de forma particular o global, vestidos en un halo irreal por el que se intenta reconciliar el aquí y ahora con el más allá. Esa naturaleza emocional que nos ayuda a huir del convencionalismo de la realidad y que busca hacer de cada instante algo único y eterno.

Ahí es donde entran en juego las directrices de un movimiento cultural y artístico tan propio de aquí como el Modernismo, entendiendo su valor como herramienta a corto y largo plazo para dar sentido y coherencia a esa sensualidad que busca complacer los sentidos y poetizar el mundo haciendo que lo común adquiera un nuevo sentido; lo visual: una nueva apariencia secreta. Y lo conocido: la dignidad de lo desconocido.

Foto de Raquel García

 Les Irreals Visions contiene letras en catalán, vuestra lengua materna. ¿Por qué decidís adoptar el catalán como nueva forma de expresión?

Esta decisión viene claramente marcada por la voluntad de significar al máximo nuestra propuesta artística. Son innumerables las ocasiones en las que gente que tiene el inglés, el castellano, el alemán y, claro está, el catalán como su idioma habitual. Nos había hecho saber cuanto más creíbles e intensas se le hacían las emociones expresadas en las canciones cantadas en catalán. Más allá de que sin duda el control del idioma a la hora de expresarte es esencial para transmitir, esto nos indicaba cómo un elemento tan propio y cotidiano con el que pensamos, soñamos y sentimos, podía transformarse en una herramienta de gran valor para la parcela vocal en lo concreto, y a la personalidad del grupo en lo general.

No han sido tres ni cuatro las personas que han escuchado el disco y que han señalado lo especial y singular del catalán. Yo me preguntaba si no era gente que no había escuchado alguno de los temas que ya lo contenía, pero cuando este aspecto viene acompañando el cantar solamente con voces limpias, sin duda se ensalza su valor, se torna en distintivo y enriquece más si cabe la experiencia. A diferencia de cuando utilizaba un registro rasgado o gutural, ahora prima la poética y la lírica. Creo que es un acierto que además conecta a la perfección con esa conexión cultural que pensamos es tan importante y de nuevo nos ayuda a diferenciarnos del resto.

 La verdad es que gana muchos enteros el disco con esos títulos y letras en catalán. ¿Qué pena que en este país no se valore tanto esto, a pesar de que el catalán sea una lengua española?

Me alegro de que así lo veas. Realmente es uno de los aspectos que sin duda dan más carácter al álbum, incluso poetizando más si cabe el sentido general de la música. Yo creo que sí se valora, en su justa medida; ni más ni menos que en otros países. Y me parece lógico dado que un idioma conecta intrínsecamente con la naturaleza cultural e idiosincrática de un colectivo.

Personalmente siempre me ha interesado que la creación artística conecte con lo esencial de quién propone, a modo de altavoz de su ser, sentir y pensar. También me parece esencial que esa propuesta busque emocionar y establecer un diálogo que puede o no pasar por el contenido escrito. En nuestro caso, como siempre ha pasado, existe un mensaje, pero no es esencial la parte lírica para permitir esa conexión emocional.

Si entiendes la letra por supuesto que abres el espectro y experiencia a un ámbito más global. Probablemente, el hecho de ahora cantar con registro vocal limpio haría del texto en inglés que solíamos utilizar algo con lo que quizás conectar más e incluso internacionalizar más nuestra música. Pero vay,  ya veis que aquí tratamos principalmente de emociones, por lo que valorado o no el uso de nuestro idioma, estoy seguro de que lo que por el lado de la comprensión pueda restar, por otro enriquecerá la experiencia.

 Junto con Obsidian Kingdom, Foscor sois parte de la vanguardia del metal nacional, quizás en esa vertiente más innovadora y abierta que en Europa si se está dando. ¿Podemos hablar de una “nueva escena metal” en Barcelona?

Se me antoja muy curioso, y a la vez me llena de orgullo, que una banda con más de quince años de trayectoria sea capaz en su quinto álbum de ofrecer algo que no solo se considere vanguardia nacional si no que además innove, cuando otras por edad, deberían ocupar esa posición. Como comentaba antes, se trata de un tema de comprensión y desarrollo de las herramientas con las que uno puede jugar dentro y fuera de lo que es el local de ensayo o el escenario. Si con mi primera frase parecería que nos reivindicamos, a la vez muestro pesar por no haber sido capaces antes de contar con todos estos conocimientos e interiorizarlos.

Cada vez más, y en todos los estilos, los grupos de aquí no solo tienen su mirada puesta en la música que se hace fuera, sino en el modo en que se mueve y trabaja esa música. La gente va a festivales, se relaciona con grupos y sobretodo pierde el miedo y la vergüenza a exponer sus herramientas sabedores de cómo generar valor. Mira una banda como Altarage, compañeros de discográfica junto a Wormed. Me parece mucha más vanguardista su propuesta de “horror sonoro” que la de tantas otras bandas que empuñando el estandarte del ‘Post’ no consiguen concretar nada, probablemente por falta de experiencia y control del medio. Todos necesitamos nuestro tiempos. De nuevo nos pongo de ejemplo en lo que a constancia se refiere y capacidad comprensiva,  como cuando en el colegio te hacían resumir un texto y te evaluaban.

Pero volvamos a Barcelona y por ejemplo a los también compañeros de sello Obsidian Kingdom. Más allá de las claras y muchas diferencias entre ambas bandas, es cierto que compartimos muchas cosas acerca del como ejecutarlo. Ellos son un ejemplo de gente joven que ha sido capaz de articular un discurso y modus operandi supra-artístico con el que construir una realidad. Fíjate que ahora mismo su principal reto a mi juicio está en la lectura que sean capaces de hacer de ellos mismos, no tanto en aprender o entender qué es lo que sucede allí fuera y como utilizarlo, sino en cómo mutar.

Ya sabemos que este país parte con clara desventaja en lo que a comprensión cultural y artística se refiere, y eso hace que sea difícil, primero que exista una rueda que pueda girar y segundo que ella sostenga o remolque algo más allá de sortear piedras en el camino. Pero fíjate en proyectos como los del sello Bestiarie, el festival Bicefal o el próximo Death Cult Rising. Hay mucho de lo que aprender en este tipo de propuestas. Inlcuso el Vitruvian Fest o el Catalonia Extreme Winter asientan en sus respectivos estilos un cambio de paradigma, una intención que esperamos pueda tener continuidad. Y no negaré que algo que ahora puede parecer tan fuera de escala como el Be Prog! My Friend siente cátedra en este sentido, sin duda.

¿Haréis gira por España?

Justo en estos momentos se están cerrando varias historias que nos permitirán no solo presentar este disco por España, si no, y mucho más importante, poder tocar por Europa no de forma esporádica como hasta ahora. Así debe ser si pretendemos que este álbum crezca, y Foscor con él.

Una de las cosas buenas de formar parte de un sello como Season Of Mist es que nos está acercando a proyectos y bandas con los que podemos compartir camino en esta fase de expansión. Estamos abiertos a aceptar estos y otros retos, y poder encarar un ciclo que esperamos sea completo por actividad, resultados y experiencia.

Si todo se acaba cerrando como se plantea, estamos hablando de las 2 primeras semanas de septiembre y otra en octubre. Dos terceras partes de estas fechas serían por Europa, y la otra por territorio peninsular. Además de otras fechas puntuales que esperamos hilvanar más adelante y poder hacer llegar este trabajo a más lugares y gente.

 ¿Algunas palabras para los lectores de Rock I+D?

Agradeceros de corazón vuestro interés por Foscor y expresar nuestras ganas por reencontrarnos con el público. Creo que este álbum tiene una primera fase de experimentación que requiere el reposo del hogar para saborearlo. Desde la fotografía de Nona Limmen hasta el diseño de María Picassó, tiene mucho contenido que asimilar. Pero también creemos y mucho en sus posibilidades en directo, para las que ofreceremos novedades en cuanto a Line-up con la incorporación de Esteban Portero como bajista de ahora en adelante ( exmiembro de Obsidian Kingdom ).

Estamos deseosos por ver cómo responde el público a este trabajo y nos acompañe en esta aventura.