Foscor – Les Irreals Visions

Foscor – Les Irreals Visions (Season of Mist, 2017)

Les Irreals Visions y Foscor son una joya de nuestros tiempos.

Enfrentarse cada semana a las noticias de ámbito nacional de las principales cabeceras de prensa y telivisión (auténticas máquinas de manipulación masiva a las que nos rendimos de forma casi voluntaria) genera hastío y alienación por un tubo. Y es que la realidad que nos rodea es mucho más rica e interesante que lo que nos puedan contar, solo si es uno mismo el que se atreve a adentrarse en la verdad; aunque duela.

Por eso mismo reconforta escuchar a Fiar, cantante de Foscor, declarar con total sinceridad, en la entrevista que realizamos para Rock I+D, que “no han sido tres ni cuatro las personas que han escuchado el disco y que han señalado lo especial y singular del catalán”. Ese es el camino: romper las imposiciones, abrir la mente y aceptar todas las  manifestaciones artísticas vengan por donde vengan. Voy a ser tajante: el catalán les sienta de la hostia a Foscor y a su propuesta artística y musical.

Porque si ellos aseguran que su música entronca con el modernismo, yo me lo creo a pies juntillas, que si conceptualmente nos quieren transmitir la irrealidad del aquí con el más allá, yo lo constato fehacientemente, que si apelan a las emociones y a lo trascendental, yo me rindo a su música; porque no hay trampa ni cartón: Foscor han alcanzado ese punto de creativad en el que una banda de local deja de serlo  para encaminarse hacia retos mayores, consecución de una aspiración artística que pretende trascender lo intrascendente.

Les Irreals Visions contiene un halo fantasmagórico, neblinoso, que entronca a la perfección con esa imagen romántica, en ocasiones gótica (desde el punto de vista literario) que la ciudad de Barcelona ofrece a quién ha tenido la suerte de vivirla. Foscor son producto de ese lugar y su música un ejemplo perfecto de ello. Para que me entendáis, esa Barcelona retratada por Ruiz Zafón (que no es santo de mi devoción, ni mucho menos) en sus novelas no desentonaría con la propuesta musical de la banda barcelonesa.

Por supuesto, aquí hay metal (a veces se vislumbran retazos de su pasado black), pero un metal sutil, rico en matices, complejo, recargado pero orgánico, con un sonido que a pesar de recordar a otras bandas ha conseguido dar forma a una personalidad en lo musical que los distingue del resto.

“Ciutat Tragica” con ese comienzo arrebatador y mórbido, que parece un recital propio de un ritual espiritista es un ejemplo perfecto de la ese metal oscuro y etéreo que desprende la banda, secundado por el naturalismo y la orgnacicidad de temas como “Altars” o “Spectres al Cau”, que entroncan con ese modernismo que la banda ha adoptado, y que de forma inexplicable encaja a la perfección tanto estética como conceptualmente (fantástico el último pasaje donde el piano y el acordeón crean un no lugar, que se aventura como una verdad indiscutible, palpable). Pura genialidad.

 Les Irreals Visions es y puede ser un referente del metal modernista, una nueva forma de entender la expresión musical nunca antes escuchada en este país, y que hace de Foscor una auténtica joya de nuestros tiempos.