Faith: una heroína diferente.

Hace dos meses desembarcaron en España toda una nueva oleada de series del universo de la editorial Valiant. Personajes entre los que podíamos encontrar algunos reconocibles, con largo recorrido editorial, compartiendo catálogo con otros de nuevo cuño. Y todo ello gracias a la iniciativa de Medusa Comics que ha apostado fuerte por estos comics de calidad, promocionándolos como merecen, con la intención de asentar de una vez por todas este particular universo en España.

Pero hablemos algo de Valiant Comics.

La editorial fue fundada por Jim Shooter y Bob Layton en el año 1989, dos pesos pesados de Marvel, que se alejan de la editorial donde gozaron de éxito y reconocimiento, para apostar por un proyecto personal centrado en la edición de comics. Comics que iban a llegar al mercado de la mano de grandes autores como Barry Windsor Smith, Joe Quesada, Steve Englehart… autores que cimentaron la base de muchos de los personajes que ahora vuelven y que permitieron que la editorial experimentara un crecimiento exponencial. Crecimiento que en 1994 hace que la editorial fuera vendida por el inversor de capital riesgo, Triumph, a la desarrolladora del videojuego Acclaim Entertaiment. Esta maniobra fue el principio del fin de la editorial que se iría apagando paulatinamente hasta que en 2014 cerró de forma definitiva.

Pero como la creatividad no tiene límites y no entiende de inversores, capitales o juntas de accionistas, en 2015 volvía a la carga con una nueva oleada de series en las que se recuperaban muchos de los personajes de antaño, pero también se lanzaban al mercado colecciones protagonizadas por personajes de nueva creación.

Y entre esas nuevas incorporaciones destaca una, Faith, de la que vamos a hablar.

 Faith es una superheroína que busca rehacer su vida tras su pertenencia al grupo de héroes conocido como los Renegados. Su pasado está marcado por la tragedia al quedar huérfana muy joven cuando sus padres fallecen en un accidente, siendo criada por su abuela. Su infancia y adolescencia estuvieron marcadas por su afición a la fantasía, los juegos de rol, los comics y el cine de ciencia ficción, pilares sobre los que cimentó su personalidad y particular forma de ser. Pero todo cambió el día que esas aparentes fantasías, se tornaron realidad cuando ella misma descubrió que poseía poderes, pues es una psiot (término que en el universo de Valiant describe a una persona con habilidades especiales), capaz de volar y proyectar campos de fuerza con lo que poder mover objetos.

Pero la vida de heroína no lo es todo y por eso se aleja de su grupo, los Renegados, para enfrentarse a otro tipo de amenazas más mundanas, más del día a día, como son el trabajo, los vecinos, pagar las facturas y de paso intentar tener una vida social activa.

En definitiva, Faith, es un concepto ya conocido pero que se cimienta sobre varios aspectos que la hacen especial. El primero de ellos es la actitud del personaje. Faith es pura honestidad, pura vitalidad y pura alegría. Aquí no vamos a tener héroes y heroínas de rostro ceñudo, dientes apretados y actitud pesimista sobre su existencia. Aquí no vamos a tener sentimientos de culpa, pero si vamos a poder experimentar esa vida directa y cercana que todos conocemos, al tiempo que se maquilla con una buena capa de aventuras.

Faith entra de lleno en el lector. El trabajo que va desarrollando Jody Houser, aunque solo hayamos podido leer sus dos primeros números, el tercero ya estará a la venta cuando esto se publique, es directo, sincero e intenso. Nos caracteriza a Faith a la perfección, como una joven mujer que busca su sitio en la vida, con cierta tendencia a soñar despierta, adicta a las series y a los comics, que va a ver como esa vida que persigue con ahínco se le escapa entre los dedos debido a una fuerza de oscuras intenciones.

Houser va tejiendo lentamente una red que va a ir rodeando a Faith de tal forma que la historia no nos deje escapar número a número. Sus finales son de infarto y uno ha de ser fuerte y armarse de paciencia para poder aguantar un mes para poder leer el siguiente número.

Pero Faith no sería… o mejor, no podría ser Faith si no fuera por la espectacular labor que desempeña Francis Portela. Su dibujo, detallado hasta la extenuación, nos permite disfrutar de imágenes que permiten que el lector esté perfectamente ubicado en cada momento de la trama. Su nivel de detalle es tal que en la casa de Faith se dedica a dibujar un sinfín de muñecos, figuras, videojuegos…Se puede ver un cohete de Tintin en la Luna, una figura de Vader, un Godzilla, una consola de video juegos, una rana Kermit… es una viñeta simplemente perfecta porque no solo nos permite ver cómo es la casa de Faith, sino que la define por completo gracias a los objetos que podemos ver y catalogar.

Su narrativa de corte clásico ensambla a la perfección con el ritmo narrativo de Houser y se complementan en perfecta simbiosis. Con un estilo de línea muy limpia, sin estridencias anatómicas, libre de volúmenes forzados a base de tramas innecesarias, Portela se erige como amo y señor visual de esta serie, dejando su impronta de tal forma que costará poder leerla si en algún momento abandona la serie.

Faith es una serie sencilla, que no simple, con el objetivo de entretener y hacernos sentirnos igual de alegres que su protagonista como si de un super poder más se tratara. Una obra imprescindible para todos aquellos que aman este género pero que buscan un enfoque más abierto, fresco y cercano a nuestra propia realidad.

 

Faith 1 y 2 (Editorial Medusa)

Encuadernación: Comic Book

24 páginas

Precio: nº 1 (1.00 €), nº 2 (2,5 €)