Spotify ha sido demandado de nuevo por su supuesta mala praxis en la gestión de licencias con derechos de autor. Dos demandas presentadas por separado que según recoge Picthfork declaran que el servicio de streaming no logró obtener las licencias necesarias para transmitir las obras de sus respectivos catálogos.

Una de las demandas parte de Bob Gaudion, compositor y miembro fundador de Frankie Valli y Four Season, quien exige a Spotify una compensación por el uso indebido de 106 canciones de su repertorio. Por otro lado, Bluewater Music lista unas 2.399 canciones en la otra demanda. Ambos han solicitado al tribunal que condene a Spotify el pago de la indemnización máxima prevista por infracción de derechos de autor en los Estados Unidos, unos 150.000 dólares.

El documento judicial afirma que “el aparente modelo de negocio de Spotify desde el principio fue el de cometer intencionadamente infracciones de derechos de autor en primer lugar, hacer preguntas más tarde, y tratar de resolver el conflicto a la baja cuando inevitablemente estaba demandado.” Spotify se ha negado a declarar en este asunto.

En junio, Spotify resolvió una demanda colectiva por parte de David Lowery, de la banda alternativa Camper Van Beethoven, que alegaba que la compañía “distribuía material protegido por derechos de autor sin obtener las licencias mecánicas necesarias”. En respuesta, Spotify anunció que establecería un fondo de 43,4 millones de dólares para compensar a compositores y editores cuyas composiciones vaya a utilizar el servicio de streaming sin pagar las regalías correspondientes.