Cuchillo de Fuego: “¡No hay referencias específicas a Pontevedra!”

Tras un apoteósico debut que situó a Cuchillo de Fuego en el mapa (Triple España, 2014) y cuatro años de giras, conciertos y hambre de material nuevo, los últimos meses de 2017 nos trajeron por fin un nuevo título de los pontevedreses de la mano del sello Humo: Megavedra.

En esta entrevista hablamos con Xose (guitarra y composición) y Juanes (vocalista y letrista) para desgranar el aplastante sonido que presenta la banda en estos nueve cortes, los cambios que han propiciado la renovación de media formación y del papel de unas letras que hacen de esta una banda única, tanto que este disco se ha compuesto en Berlín, habla de Pontevedra y su último videoclip viene de Uganda.

Fotografía de Facundo Pardo

 

Creo que expreso una opinión general cuando digo que había muchas ganas ya de material nuevo de Cuchillo de Fuego. ¿Qué tal ha sido la acogida por ahora?

Xose: Nos sigue sorprendiendo que venga tanta gente a los conciertos o se lleve el disco a casa…Que elijan gastar los cuartos en nosotros cuando hay tanta oferta me sigue dejando perplejo pero muy contento a la vez, claro. También estamos muy orgullosos de que el mejor sello posible, Humo, haya querido contar con nosotros. Sobre todo estamos contentos con cómo está siendo recibido a pesar de que no hemos podido tocar todo lo que nos gustaría desde que salió por los cambios de formación. Álvaro Gallego (Bajo) grabó Megavedra y estuvo como un año con nosotros pero su curro se lo hacía imposible así que decidió parar, pero rápidamente entró para sustituirle Hugo Santeiro (Ex-Ictus, también en Guerrera y Moura). Berto Fojo fue el batería desde el principio y nos dejó poco después y en su lugar ha entrado Guille García (Ex-Unicornibot). Estos cambios han sido en menos de tres meses de margen y no ha sido fácil, da mucha pena dejar de hacer cosas con un amigo pero también es cierto que tenemos mucha suerte de más amigos diestros con sus instrumentos tan cerca y dispuestos a comprometerse con el proyecto.

 “Al final jugó un poco en mi contra disponer de tanto tiempo, me volví un poco tarumba yendo a demasiados conciertos de punk chalao

Anteriormente eras tú, Xose, quien cargaba con el peso de la composición, ¿sigue siendo así?

Xose: Sí, seguimos funcionando así. Yo hago los temas por mi cuenta grabando guitarras, bajo y baterías dejando hueco para que Juanes meta sus voces y después en el local nos juntamos para engrasarlo todo bien. Los temas de Megavedra los compuse mientras residía en Berlín, que fue durante el año 2016. Allí tuve meses para pensar en qué tipo de canciones me apetecía trabajar aunque al final jugó un poco en mi contra disponer de tanto tiempo, me volví un poco tarumba yendo a demasiados conciertos de punk chalao. No hace falta demasiado para componer un disco de media hora de hardcore-punk y el 80% del material lo compuse muy rápido, forzándome un poco.

 

¿Sois de escuchar ciertos discos compulsivamente durante el proceso de composición o más de centraros en vuestra propia música?

Xose: Los discos que recuerdo escuchar más durante el proceso creo que no tuvieron demasiada influencia en el disco, básicamente me tragué doscientas mil veces la discografía de Rocket From The Crypt, el  Konnichiwa de Skepta y el Bottomless Pit de Death Grips, así como el Feelin’ Kinda Free de The Drones, Maravillas del Mundo de La URSS, el último de Malandrómeda y Aullidos Metálicos de Fasenuova… ¡Estuvo guay el 2016, eh! En lo que más me fijo de los discos ajenos es en las dinámicas que existen dentro de una canción o en cómo se relacionan los temas entre sí… Sobre todo intento aprender de los discos que me enganchan hasta el final en las primeras escuchas. Me parece difícil encontrar la cadencia correcta y que muchos discos pinchan en el intento aunque los temas por separado sean muy buenos, y está lejos de ser una ciencia exacta porque entran en juego muchos factores…

La mayor parte del tiempo quería hacer una canción de un riff y que fuese buena, pero luego se te cruzan otras ideas y la cosa se complica…

Mi primera impresión al escuchar el disco fue de que había mucha más pesadez y riffs graves y pantanosos (“Nave Espacial Blanca”, por ejemplo) pero también mucha de la locura hardcore punk que ya teníais antes (“Hombro Digital). Como si hubierais refinado un poco más vuestros extremos. ¿Ha sido de forma consciente?

Xose: El único objetivo consciente que tenía a la hora de componer era simplificar un poco los temas. Ahora escucho el disco y no sé si lo conseguí la verdad… A veces me sobran partes en algunos temas. La mayor parte del tiempo quería hacer una canción de un riff y que fuese buena, (Como “Boring Girls” de Pissed Jeans) pero luego se te cruzan otras ideas y la cosa se complica… Sí que tiene más contundencia y pesadez porque aunque grabamos en el mismo sitio que Triple España y el split (El paraíso de La Cortina Roja, en A Coruña), todo está más cuidado ya que tuvimos más tiempo, estuvimos casi una semana teniendo un día por instrumento más o menos y la experimentada dirección de Jota Gutiérrez que estuvo al cargo de grabación y mezcla.

 

Volvéis a tener a Plotkin en la masterización, alguien que de primeras relaciono sobre todo con Khanate y grupos extremadamente pesados, aunque vuestra pedazo base rítmica bien merece alguien que le haga justicia a nivel sonido. ¿Os dio algún tipo de feedback sobre el disco? ¿Cómo fue trabajar con él y por qué lo escogisteis ya la primera vez?

Xose: Así como con el primero no nos dijo nada, con este nos felicitó y me dijo que le había gustado mucho y parecía que lo decía de verdad. A pesar de que toda la comunicación sea por mail, la verdad es que es un tipo muy majo y atento a las cosas que puedas necesitar. Yo lo sugerí para el primer disco porque admiro mucho su carrera y visión como músico, es un iluminado que ha participado en mil proyectos que me flipan, y es cierto que está relacionado con músicas más extremas que la nuestra, pero seguro que agradece hacer cosas fuera de su zona de confort.

 

Me atrae mucho que os vayáis a “lo local” porque es fácil identificarse con algunas situaciones, aunque no conozcas las referencias exactas sobre Pontevedra que hay en este disco, ya que a veces parece que apelar a situaciones más cercanas, está mal; si no tratas temas universales y trascendentales como que se te toma menos en serio. ¿Os preocupa esto de alguna forma, se os pasa por la cabeza siquiera?

Juanes: Lo estoy pensando ahora fríamente y la verdad es que, quitando la mención de cafeterías amadas, lo de Loquillo en las Peregrinas y un poquito de Vigo (estación de Guixar), ¡no hay referencias específicas a Pontevedra! Es más en títulos y cosas que decidimos entre todos. Creo que es más una cosa nuestra de humor, de que nos hace gracia enlazar nuestro nombre con el de la magna urbe como, no sé, Leonardo da Vinci con… ¿Vinci? Ese tipo de referentes nos manejamos. Y a mí, en particular, me da muchísima vergüenza soltar frases lapidarias, universales, etc. Consejos existenciales en plan: “Todos tenemos un demonio interior que hay que alimentar” o “Baila hasta el amanecer, que los locos tienen el cielo ganado”. Da repeluco, ¿eh? A mí me gusta hablar de cosas más cotidianas, más prosaicas, aunque sean horribles. Y supongo que son políticas porque al final todo lo que se hace lo es. Realpolitik ultra-individualista, vulgar, zafia y patética. Aunque luego en directo alguna cosa se vuelve tierna de una manera un poco turbia. Respondiendo a tu pregunta, como letrista todo eso me preocupa y, aunque no suelo reescribir ni darle muchas vueltas a las cosas, todo está más o menos meditado.

 

En Triple España era todo quizás un poco más general y con Megavedra, ya empezando por la portada, todo tiene más que ver con cosas cercanas.

Juanes: es que nos hace mucha gracia ser de Pontevedra. Oye, se está muy bien, todo peatonalizado. Y hay buenos personajes locales. Y cafeterías/pastelerías. No somos tampoco muy ambiciosos. Ya ves, casi toda la música está compuesta en Berlín para luego revolcarnos en el chic PTV.

 

Sobre esto, ¿tienes algún referente concreto –no necesariamente musical- o es algo que surge de forma natural a la hora de escribir letras?

Juanes: En lo de lo local antes que lo universal, seguro que habré visto cosas por ahí similares y he pensado: “Joder, pues claro que sí, que me hablen de Vallecas, ¡hostia!”, pero no recuerdo nada en particular. Referentes para escribir letras, un millón, claro. Desde Burning Witch hasta Astrud han sido revisitados en algún momento de garabatear apurado porque se nos venía la grabación encima. Y luego cosas extramusicales, también. Borja Vilas, con sus fanzines sobre el Deportivo de la Coruña (aunque yo soy del Celta a muerte) estoy seguro de que ha tenido algún tipo de influencia.

“Los temas principales son cositas cotidianas que todos tenemos cerca pero que así magnificados, con esta música tan atronadora y gritados a la desesperada, acaban por tener su gracia terrorífica”

En alguna entrevista hablasteis sobre el tiempo que pasas en cafeterías trabajando, tanto que hasta le dedicas una canción, “Nocturno”. Con la de cosas que pasan en las cafeterías, ¿eres de poner la oreja e incluso sacar algún tema para una canción o de ir a lo tuyo?

Juanes: Pues la verdad es que, a pesar de que lo de audaz escribidor que recoge las vivencias y personajes que lo rodean en esas tascas de perdición puede tener su encanto romántico, yo voy más a lo mío que la puta hostia. Voy a cafeterías donde hay viejos y gente muy normal. Corrijo exámenes y miro el fútbol. Son un poco como purgatorios. Me da la impresión de que pienso bien en las cafeterías. Los temas principales son cositas cotidianas que todos tenemos cerca pero que así magnificados, con esta música tan atronadora y gritados a la desesperada, acaban por tener su gracia terrorífica. De este tipo de risa floja que te entra y al tercer “ja” piensas: “pero vaya puta mierda de existencia nos estamos comiendo”. O, bueno, ese era el plan.

Me parece casi de recibo preguntaros por el videoclip que habéis hecho con Isaac Godfrey en Uganda. ¿Escogisteis ese tema por algo en particular? Porque ya debe ser complicado explicar una canción así a alguien de allí. ¿Cómo fue el proceso creativo, el guión es vuestro o le disteis libertad?

Xose: Desde que lo grabamos, “Nocturno” nos hizo gracia aunque naciese como el experimento de hacer la canción más lineal de nuestra historia. Apuntaba como una buena carta de presentación para el disco porque con su cadencia, la letra y demás se prestaba para hacer un vídeo. Conocimos a la gente de Wakaliwood de casualidad por internet, contactamos con ellos y para nuestra sorpresa y regocijo se mostraron muy dispuestos a hacernos el vídeo. Juanes mandó unas explicaciones muy buenas sobre el contenido y el sentimiento del tema, y un guión tampoco es que lo hubiese, les sugerí que igual era gracioso inventarse una especie de banda alter ego a nosotros con la gente de allí, y que hubiese artes marciales y explosiones, que es lo que mejor se les da hacer. Con estas pequeñas líneas generales, hicieron esa maravilla.

 

Disco nuevo en la calle, formación nueva a punto… ¿Qué es lo siguiente?

Xose: Pues queremos seguir tocando por ahí lo que se nos permita, tenemos un montón de conciertos a los que vamos a ir con todas las ganas y dentro de poco ponernos a pensar qué haremos con el siguiente disco.

 

Próximos conciertos:

28 de abril – HUMO #3: Fasenuova – Fiera – Cuchillo de Fuego @ Sala El Sol (Madrid)