Confrontational – The Burning Dawn

Confrontational – The Burning Dawn (Autoeditado, nov. 2017)

“A lo largo de estos tres últimos años ha sido capaz de crear un sonido que, aunque no es único, sí podemos identificar ya como suyo”

Cuando observamos la trayectoria musical del rock, por centrarnos en el estilo que más abunda en esta web, son escasas las excepciones en las que, en un solo trabajo, generalmente el debut, el artista o grupo pueda o sepa desplegar todas sus cualidades y entregar al mundo una obra artística en su máximo exponente. Es por eso que, durante los años 60 y 70, cuando la música rock más expandió sus fronteras y su alcance, no era extraño que las discográficas fichasen a artistas por tres, cuatro y hasta cinco discos, contando con que apoyar a largo plazo un proyecto suponía permitir su correcto desarrollo y el crecimiento artístico de la banda. Así es que recibo con emoción la tercera y última parte de la serie con la que Confrontational se dio a conocer al mundo. Aunque llegué tarde al primero, pude reseñar el segundo y ahora el tercer trabajo de la mano del productor y multi-instrumentista italiano Massimo Ussai, no solo cerrando un ciclo, sino pudiendo observar la trayectoria y evolución a lo largo de varios discos.

‘The Burning Dawn’ continúa en la onda darkwave cinematográfica de los dos anteriores trabajos. Ya sabíamos que iba a ser una trilogía, así que no sorprende que continúe por el mismo camino. Los colaboradores principales (Cody Carpenter y el sueco Tobias Bernstrup) vuelven a aparecer al igual que en las dos primeras entregas dotando de cohesión al trabajo, además de caras nuevas que aportan color y nuevos matices, destacando la participación de la artista italiana de música electrónica Tying Tiffany. Podéis oír su voz en el single “Fade into the Burning Dawn” en una mezcla perfecta junto a la de su compatriota Ussai, que describe como “un sueño” poder colaborar con ella.

Las influencias de Confrontational rezuman por todos sus poros, desde el sonido hasta la estética que ha logrado Ussai en colaboración con el estudio barcelonés Branca Studio. Por fin podemos colocar en el hueco vacío la tercera pieza que incorpora el rojo al violeta y verde de las dos primeras partes. No obstante, no hay más que leer la nota de prensa o cualquiera de las entrevistas que ha dado el italiano para darnos cuenta de que son precisamente las influencias y las ganas de homenajear a sus ídolos las que mueven este proyecto, en una especie de revisión de todo aquello con lo que él, y tantos otros, han crecido. Además de dedicar este álbum al fallecido George A. Romero (y a Heather Heyer, la activista asesinada recientemente en Charlottesville, Virginia), aquí encontramos referencias y homenajes particulares al cine giallo, a Carpenter, a Fabio Frizzi y a aquellos grupos que hace cuatro décadas se convirtieron en bisagra entre la música electrónica y el rock de la época: The Sisters of Mercy, The Cure, Robert Hazard…

Si hablamos de Confrontational hablamos de darkwave, de un sonido electrónico pero agresivo y con un toque tenebroso, acorde a la temática de los temas, de baterías metálicas y de luces de neón parpadeando en la oscuridad, pero también de grandes líneas melódicas y momentos épicos como los ya característicos solos de guitarra que siempre han tenido cabida en este proyecto. Si en el primer disco de esta trilogía escuchábamos los épicos guitarreos de Monte Pittman (Madonna, Prong)  y en el segundo los licks enfermizos de Tony Kim (Dance With The Dead), el tercero es el característico estilo sabbathiano de Trevor William Church (Beastmaker) acorde con el tono más oscuro que reina en esta tercera entrega.

Releyendo mi propia reseña de ‘Kingdom of Night’, de 2016, me doy cuenta de que no me queda más remedio que repetirme al decir que esto no es un mero ejercicio de nostalgia, algo que puedo confirmar al poder disfrutar en primicia de ‘The Burning Dawn’. Ussai ha sabido concentrar todo aquello que le inspira y que provoca ciertas imágenes para que podamos imaginar nuestra propia película a partir de la banda sonora que él nos ofrece y que ha sabido traer con dignidad al siglo XXI. A lo largo de estos tres últimos años ha sido capaz no solo de pulir sus ideas sino de crear un sonido que, aunque no es único, sí podemos identificar ya como suyo.