Carlota – 202 (Autoproducido / 2017)

“Carlota ha creado un álbum fresco y muy bien cuidado en sus detalles, donde las canciones nos trasladan por diversas fotografías cotidianas que capturan las emociones humanas”

 

En un mundo donde las ventas de cedés físicos están dejándose de lado cada vez más en detrimento de formatos digitales, a pesar del resurgir del vinilo, la inventiva de los artistas se exprime hasta la saciedad para ofrecer un producto competente y original, como es el caso que nos lleva al grupo granadino Carlota y su trabajo multidisciplinar, que puede ser catalogado como “un cuento sonoro” en cd y en edición especial en vinilo, hasta una obra gráfica de gran calidad basada en el artwork e ilustraciones que componen un cómic. ¿Demasiada información?. Vayamos por partes.

Tras Carlota se encuentra el granadino César Rodríguez (Royal Mail, Qüasar), el cual ha creado un álbum de rock con matices pop/indie  tomando diversas influencias para dar rienda suelta a un cuento introspectivo basado en la dualidad entre la vida real y los sueños. Nosotros hemos tenido acceso a su versión editada en CD con una producción más cruda, realizada por César y Cheluis Salmerón donde han querido plasmar un espíritu vintage muy natural, grabándolo en directo y en analógico, donde los arreglos y la sonoridad completan a la perfección una edición muy cuidada. Todo esto queda complementado con un cómic realizado por Amparo Crespo y con las ilustraciones de Inmaculada Melero donde todos sus bocadillos contienen letras de “202”.

En lo que respecta al apartado musical nos encontramos con un álbum fresco y muy bien cuidado en sus detalles, donde las canciones nos trasladan por diversas fotografías cotidianas que capturan las emociones humanas. Desde su inicio intimista y creciente “Abrid” hasta su colofón “Wilkommen” con un aura más abierta y un punto de psicodelia, guarda paisajes verdaderamente preciosistas con una lirica muy cuidada y pegadiza, la cual se apoderará de ti a cada paso, como la eléctrica “Quien eres”, las británicas con fuertes influencias de Muse “Soren Loren” y “La otra mitad” o “Las señales” con un fuerte aire a Pearl Jam, “Spin the black circle” donde nos muestran la rama más potente de Carlota, dejando las emociones y los sentimientos para las ensoñaciones de “202”, “Mensajes invisibles” o la reflexiva “Puedo esperar”.

Carlota llegan al culmen de las sensaciones tanto visuales como acústicas, con un proyecto, una idea, desarrollada a conciencia como una obra de arte en sí misma, como un cuento sonoro que nos lleva hacia otro estadio del sueño, el cual merece mucho la pena.