Blackfield – Blackfield V

Blackfield V (Kscope Records, 2017)

Blackfield V es un disco de corte pop-rock con canciones de poco más de tres minutos que apelan a la inmediatez, a la emocionalidad y a la ecuación perfecta de las estructuras pop de estrofa y estribillo

A lo largo de la historia de la música se ha hablado mucho de la figura del compositor como un individuo creativo, magistralmente dotado y creador de obras trascendentales; en la música clásica encontramos este tipo de figura, no hace falta destacar a nadie. Pero en la música popular no siempre se dió esta situación tan particular, partiendo desde el anonimato de muchas de las canciones de corte popular hasta llegar al concepto de banda de jazz, de rock, de pop, etc. Aquí es donde el nombre de la propia banda se hace reconocible, aunque no debe de llevarnos a engaño, al fin y al cabo son sus miembros los que le dan vida y ponen en movimiento esas canciones. La música rock actual ya no habla de nombres únicos sino de equipos, de colectivos, de sinergias.

Blackfield es una buena muestra de ello. El proyecto de Steven Wilson y Aviv Geffen ha ido tomando el peso necesario como proyecto musical con entidad propia y diferenciable del resto de proyectos con los que ambos músicos han destacado en sus respectivos territorios. Aviv Geffen es un músico muy querido en Israel, con muchos seguidores a su alrededor y cierta notoriedad (es jurado del programa La Voz) en su país. De Steven Wilson no añadiré más que es uno de los compositores y productores más destacados del rock (con mayúsculas) de la actualidad.

Si en los dos anteriores trabajos de la banda fue el músico israelí quien tomó las riendas del proyecto, cubriendo las ausencias de Steven Wilson —por entonces enfrascado en The Raven that Refused to Sing y Hand. Cannot. Erase.—, en este Blackfield V el encuentro se vuelve a constatar con una participación equitativa en la composición de los trece cortes de ambos componentes, lo que le da un nuevo empaque y sustento a este proyecto que nos sorprendió allá por el 2000.

Blackfield V es un disco de corte pop-rock con canciones de poco más de tres minutos que apelan a la inmediatez, a la emocionalidad y a la ecuación perfecta de las estructuras pop de estrofa y estribillo, al que hay que añadir esos toques progresivos a lo Porcupine Tree en los arreglos y algo de música oriental que, aunque bien camuflada, se deja entrever entre los rasgueos de guitarra de Geffen.

Como guinda del pastel, Blackfield V cuenta con la participación en la producción del mítico Alan Parsons (Abbey Road, de The Beatles; The Dark Side Of The Moon, Pink Floyd) en tres de las canciones de este disco: la etérea “How Was You Ride?”, la wilsoniana “We’ll Never Be Apart” y la roquera “The Jackal”.

Regreso fulgurante de Steven Wilson a uno de sus proyectos más olvidados de los últimos años (aparte de Porcupine Tree), junto a un inspirado Aviv Geffen, en un disco accesible, redondo y apetecible como pocos.