The Endless Shimmering es el título del nuevo disco del cuarteto norirlandés And So I Watch You From Afar que, por fin, ve la luz este mes de octubre. Este quinto trabajo, completamente instrumental, llegará a nuestro país pocos días después de su lanzamiento oficial a través de las dos fechas que la banda dará tanto en Madrid como en Barcelona, esta última en el marco del festival AMFest. Rory Friers, guitarrista y principal compositor, responde entre ensayo y ensayo a nuestras preguntas.

‘The Endless Shimmering’ es vuestro disco número cinco, un momento emblemático en la carrera de cualquier banda. ¿Pensasteis en esto de alguna forma cuando empezasteis a trabajar en él? ¿Ha cambiado vuestra perspectiva, objetivos o intenciones para este disco número cinco?

Sí, nos sentimos muy afortunados cada vez que sacamos música y la gente se emociona por escuchar lo que hacemos. Creo que poder sacar cualquier música es un verdadero privilegio, y estar ya en el disco número 5 es una pasada. Creo que probablemente nuestras intenciones no han cambiado mucho, sigue tratándose de forzarnos a nosotros mismos para hacer canciones mejores y cosas nuevas y hacer algo que sea fiel a nosotros en ese momento, si el oyente siente algo mientras lo escucha y tú te sientes realizado como compositor, no puedes pedir mucho más.

Este nuevo disco tiene muchísima energía y su creación se describe como “una aventura”. ¿Cuáles fueron los altos y los bajos de esta aventura, teniendo en cuenta que se grabó y mezcló en apenas 9 días? ¿Cómo fue el proceso?

Fue una aventura, tuvimos diferentes momentos de composición, algunas ideas más tempranas se hicieron en un pequeño estudio junto al mar en la costa norte de Irlanda del Norte en el que hicimos demos durante un tiempo, después en Belfast otra temporada y durante la gira por EEUU, tocando cosas en las pruebas de sonido y haciendo demos de las ideas en el backstage, pero todo tomó forma a principios de la primavera de este año y el álbum se aceleró hasta acabarse, tocamos mucho las canciones e hicimos que cada pequeña pieza mereciese su lugar. Como habíamos tocado estas canciones tantas veces y dejamos que fuesen canciones completamente acabadas mucho antes de entrar en el estudio, básicamente lo grabamos todo en directo y sabíamos exactamente cómo queríamos que quedasen las canciones. Todo eso, combinado con nuestro productor Seth en Machines With Magnets, hizo que fuese un proceso muy rápido y emocionante.

Aunque sois un grupo instrumental, no cabe duda, al menos por los títulos de las canciones, que tenéis algunos temas en mente. ¿Cuáles son los principales de este álbum? ¿Os resulta más fácil asociar ciertos sentimientos con la música de esta forma?

Sí, como siempre dejamos la puerta abierta para letras y voces, pero ninguna de las canciones necesitaba nada, todas estaban completas, así que no tenía sentido tentarnos a añadir nada más. En cuanto a temas, creo que este disco tiene unas de las imágenes más potentes para mí, pero decidimos que no forzaríamos nuestras ideas a la gente, así que sea lo que sea que la gente saque de ellas es exactamente lo que necesitan, así que lo dejaremos al oyente.

Rory, ¿cómo trabajas en tu sonido de guitarra antes de entrar en el estudio? Para este disco, por ejemplo, ¿tenías ya tu sonido centrado o experimentaste con los tonos, pedales y amplis?

Nosotros siempre experimentamos, aunque sin duda hay algunos sonidos fijos sin los que no podríamos vivir. Normalmente hay un período para probar algunos pedales de guitarras nuevos antes de empezar a componer, somos afortunados por tener el apoyo de algunas empresas fantásticas como Earthquaker Devices, y cuando nos envían un nuevo pedal que nos gusta casi siempre eso nos lleva a empezar a componer una canción nueva. En este álbum queríamos tener una verdadera unidad, así que el primer día dedicamos mucho tiempo a pulir nuestros sonidos, nuestros amplis y las posiciones de los micros, y una vez estuvimos contentos con eso básicamente lo dejamos así para toda la sesión. Estoy muy, muy contento con cómo quedó todo.

¿Cuáles son los elementos básicos de tu pedalera? ¿Has adquirido algún pedal últimamente que haya mejorado tu sonido o tus directos?

Mi pedal favorito es el Earthquaker Devices Disaster Transporter Jnr, es el pedal de delay más bonito, aunque nos acaban de enviar el nuevo Avalanche Run, es excelente también. Otros esenciales son mis dos pedales pitch shifter, que uso mucho para hacer mis cosas arpegiadas y las partes más inestables. También mi multipedal Line6 me hace la vida muy fácil para algunas de las combinaciones de efectos más complejas.

En este disco hay unas partes de cuerdas preciosas (“Dying Giants”). ¿De dónde tomáis esta influencia tan cinematográfica? ¿Dónde buscáis la inspiración para componerlas?

A mí siempre me ha gustado mucho la música cinematográfica, desde joven escuchaba a gente como DJ Shadow y la antigua música de Ninja Tunes. Hace mucho tiempo tuve la idea de hacer esa parte de cuerdas, incluso antes de empezar a componer el disco, y esperaba que hubiese un momento en el que tuviese sentido, así que cuando tuvimos la oportunidad de trabajar con Laura Gulley, de la Rhode Island Philharmonic, me lancé de lleno. Fue increíble hacer una partitura y que una profesional de ese calibre pudiese reproducir la idea instantáneamente. Estoy muy contento con cómo quedó.

 

¿Cómo os forzáis a salir de vuestra zona de confort, musicalmente hablando?

Simplemente probamos y permitimos que, lo que sea que nos emocione, encuentre su camino hacia nuestras canciones, procuramos que nada esté fuera de límites y probamos cosas sin preocuparnos qué pensará la gente. Sí, estamos abiertos a las ideas, pero nos aseguramos de tener perspectiva sobre qué es bueno y qué estás intentando hacer sentir a la gente.

A veces incluís pequeñas partes vocales grupales que añaden un color diferente a vuestras canciones, aunque no en este disco. ¿Qué os incita a añadir estas partes?

Normalmente es sentir que a la canción le falta una capa. Nunca empezamos con las voces, siempre son lo último que se añade. Me encantan las partes vocales con muchos efectos que suenan muy amplias, esos son mis momentos favoritos en los que hemos usado voces.

La portada de ‘The Endless Shimmering’ también es muy llamativa. ¿Qué representa esta imagen?

Representa algo muy potente para nosotros, encajaba con la música y los temas que estábamos explorando pero sabíamos que haría pensar a la gente y supondría un pequeño reto. La fotografía en sí misma es de la hija de un amigo nuestro.

Sargent House, sello con el que sacáis este álbum y en el que lleváis algunos años, es uno de los más abiertos de miras que puedas encontrar hoy en día, con artistas de todo tipo, nuevos y veteranos. ¿Crees que la forma de actuar hoy en día en la industria musical es tener una mente abierta y alejarse de las etiquetas y las escenas cerradas? ¿Vosotros os sentís cerca de alguna escena o bandas por su sonido o la influencia que han causado en vosotros?

Creo que Sargent House es un modelo increíble de cómo debería ser un gran sello discográfico. Nunca he sido fan de un sello que saque lo mismo una y otra vez. Nosotros siempre nos hemos sentido un poco fuera de muchas escenas a lo largo de los años, pero hay bandas, festivales y promotores, gente que, a lo largo del tiempo, ha gravitado hacia sí mismos en los mismos espacios y a veces eso se siente como una gran familia a la que ves de vez en cuando. Es agradable.

Pronto os tendremos en España, con una fecha en el AMFest de Barcelona y otra en Madrid. ¿Cómo os preparáis para las grandes giras? ¿Cuáles son vuestros objetos imprescindibles sin los que no podéis viajar?

Ahora mismo estamos en medio de los ensayos para tenerlo todo listo para salir en un par de semanas. Estamos muy emocionados por poder volver a España y ver a todo el mundo, el último viaje fue una pasada. Objetos imprescindibles son: calzado cómodo y unos buenos auriculares.