Ambros Chapel – Portraits

Ambros Chapel – Portraits (Flor y Nata Records/ Harmony Rock Records/7 Days Music, 2017)

“Portraits, retrato fidedigno de una banda que ha dedicido no esconderse tras la irrelevancia”.”

Valencia, por mucho que se la haya relacionado musicalmente con la ruta del bakalao, tiene un pasado reciente donde el post-punk, el rock gótico y la new wave tuvo una gran representación, que en la actualidad ostentan sin ningún tipo de duda Ambros Chapel, que ya nos sorprendieron en 2014 con The Last Memories, un álbum noir, opresivo e inquietante que escondía una gran belleza en cada uno de sus pasajes, como si de un thriller se tratara.

Con esta nueva entrega, Portraits, Ambros Chapel se han abierto de par en par, retirados pero no alejados de su anteriores trabajos, más cercanos y más precisos en cuanto a su propuesta musical. Uno de los cambios que he podido apreciar se encuentra a nivel de grabación. Una producción orgánica, sencilla y clara donde podemos escuchar aquellos elementos idiosincrásicos de la banda esta vez sin artificios ni envolturas. Parte de este planteamiento tiene mucho que ver con que en esta ocasión han decidido grabar los temas en directo. Se nota a la perfección esa acertada decisión, que ha beneficiado, más si cabe, su sonido y su propuesta.

Aunque esa claridad en las canciones no resta a la minuciosidad con la que se han enfrentado a este nuevo reto; el disco ha sido grabado en tres estudios diferentes (Millenia, Carcosa y Caléxico) junto al reconocido productor valenciano Carlos Soler Otte. Asimismo, la banda cuenta que los diez temas de Portraits han salido de una rigurosa criba de más de treinta canciones previas, lo que evidencia el gusto por hacer las cosas bien.

La cavernosa voz de Pablo Casero sigue en buen estado de forma, con algún que otro matiz vocal que me ha soprendido gratamente. Una de las voces más particulares de la música nacional que no debería pasar desapercibida y que destaca su aportación para temas como “Whiskey” o “Glassvegas”, donde la candencia de su voz te arrulla como una oscura nana que a la par de los riffs de guitarra de Alfred Sanchís y Óscar Vadillo que en este disco sorprenden igualmente por su hetereogenidad y destreza y la solidez de Jose Rodríguez a la batería te sumen en un estado de contante vaivén emocional.

Escuchar Portraits me ha retrotraído al trabajo que Tim Skold realizó junto a Marilyn Manson para Eat Me, Drink Me, por su profundidad está claro, pero también por esa apertura en lo musical (Ambros más por la parte post-punk) que de alguna manera les sirvió para llegar a más gente, cosa que seguro Ambros Chapel conseguirán con este genial Portraits, retrato fidedigno (no hay más que fijarse en la portada del disco) de una banda que ha dedicido no esconderse tras la irrelevancia.